Mercado de trabajo en tiempos de pandemia

0
45

Ante la situación vivida en estos meses generada por la crisis del COVID, los gobiernos de los distintos países europeos han tomado distintas medidas para intentar doblegar la curva. Sin embargo, en este artículo no me referiré a la curva de contagios, sino a la del empleo.

El gobierno de España ha impulsado medidas de apoyo al empleo como la figura del ERTE, ya existente en el pasado, pero con algunas modificaciones: estas han permitido otorgar salarios y exoneraciones a las empresas que hacían uso de esta medida. Pero, ¿cuáles son los efectos que podemos ver en el mercado de trabajo?

Las empresas ni se crean ni se destruyen

Fuente: INE

En primer lugar podemos observar que, si bien las medidas de contención al desplome económico han surtido efecto al contener el número de empresas disueltas desde enero de este año, nada se puede hacer para incentivar a la creación de estas, con lo que el desplome ha sido considerable, pudiendo observarse el caso del mes de abril, pasando en 2019 de crearse 8683 empresas a, en el mismo mes de este fatídico año, 2311 nuevas iniciativas empresariales (lo que supone una caída de un 73%, aproximadamente).

Debemos recalcar que la situación puede llegar a ser insostenible para un gran número de empresas, pues el tejido empresarial español está formado mayormente por pequeñas empresas que se dedican en un 75% al sector servicios.

Fuente: Cifras Pyme

El empleo sube y baja, sobre todo baja

Visto el lado de las empresas podemos comprobar lo ocurrido en el nivel de empleo.

Fuente: Elaboración propia a través de datos del INE

Dentro de este gráfico vemos en términos generales lo ocurrido según la variación en el empleo con respecto al trimestre anterior: una fuerte caída en el segundo trimestre y una mejora en el tercero. De esta forma podemos tener una imagen más certera si separamos los datos entre tipos de contratos temporales e indefinidos.

Si bien es cierto que la variación se plasma en ambos, también podemos recalcar lo abrupto del cambio dentro de los contratos temporales. Este hecho es algo razonable; las empresas ante esta situación ni contratan con la misma facilidad, ni mantienen contratos flexibles.

Para resumir me gustaría destacar ciertos puntos:

  • El mercado laboral español, por su conocida alta temporalidad (24,2% según datos del INE en el 3T de 2020) es más sensible tanto para bien como para mal.
  • Esta sensibilidad se ha podido observar con la presente crisis sanitaria: tanto las bajadas como las subidas en el empleo han recaído principalmente en contratos temporales. Podemos poner como ejemplo la pérdida de empleos en el segundo trimestre, un 72% aproximadamente sobre empleos temporales.
  • La creación de empresas durante esta crisis se ha visto muy mermada, ello junto con la usual subida en la disolución de estas durante los meses de enero puede ser un hecho dramático para el tejido empresarial español.
Publicidad

Deja un comentario