Fernando Simón: “Debíamos haber sido más prudentes”

0
273
Fernando Simón durante la entrevista con Jordi Évole | Fuente: La Sexta
Fernando Simón durante la entrevista con Jordi Évole | Fuente: La Sexta

Con motivo del aniversario de la aprobación del primer estado de alarma, Fernando Simón se reúne con Évole para hacer un análisis profesional y personal de todo lo que ha sucedido en este fatídico año.

El pasado domingo 14 de marzo, Jordi Évole entrevistaba a Fernando Simón, el epidemiólogo y director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias en ‘Lo de Évole’ en La Sexta. 

A lo largo de todo este año, Simón ha sido uno de los personajes más mediáticos y virales debido a su papel como portavoz para hacer frente al coronavirus. Sus polémicas declaraciones como negar la gravedad de la pandemia, así como rechazar el uso de mascarillas, lo han puesto en el punto de mira. Además, el epidemiólogo ha dado lugar a polémicos momentos en los que se ha discutido su profesionalidad por su falta de seriedad.

El objetivo inicial de vacunación se mantiene

La vacunación en España es uno de los asuntos que más preocupa actualmente a la población. Sin perder su optimismo, Fernando Simón sigue esperando que para verano “lleguemos al 70% de vacunados”. Mientras, él, con 57 años, aún no sabe cuándo le llegará su turno.

En relación a este tema, Évole quiso sacar a relucir la controvertida vacunación de las infantas en Emiratos Árabes. En cambio, Simón se mostraba muy comprensivo con el asunto: “Es una decisión personal de dos personas que han tenido la opción. Son personas que tienen las mismas necesidades, miedos o conflictos que pueda tener cualquier otro”, le explicaba al periodista.

La llegada de la pandemia

El epidemiólogo tenía muchas preguntas pendientes sobre sus contradictorias declaraciones. Por lo que Évole le mostraba la famosa comparecencia de enero de 2020 en la que el director del CCAES decía que no se iban a producir más de 2 o 3 casos: “En ese momento solo había transmisión en China, no en España. Pero es verdad que podía haber sido más prudente. La transmisión comunitaria en Italia fue la que me hizo cambiar de percepción. Esa semana fue una carrera contra el tiempo para conseguir información de calidad”, aseguraba Simón.

No obstante, Jordi hacía hincapié en cómo reaccionaron los gobernantes a las informaciones sobre la pandemia que llegaban del exterior. En este caso, Simón explicaba: «El presidente hizo una respiración profunda, asumir la posición que tiene de jefe del estado y decir ‘si tenemos que hacerlo, vamos a ver cómo lo hacemos’. En aquel momento los admiré”, dijo concretamente. Sin embargo, algunos no tardaron en darse cuenta del error del portavoz. Se refirió a Pedro Sánchez como Jefe del Estado, que es la función que desempeña el rey en España. Un posible descuido que algunos no tardaron en criticar en las redes sociales.

Desde el principio de la pandemia la población se ha preguntado constantemente si el Gobierno podría haber actuado antes y se podrían haber evitado entonces más contagios: “En España hasta el día 9 de marzo teníamos una incidencia acumulada en 14 días del 0,5 por 100.000 habitantes. Con estos datos me hubiese gustado saber qué hubiese pasado si hubiésemos cerrado el país”, respondía Simón en un tono jocoso. 

“Podíamos haber hecho un esfuerzo mayor para tener más equipos de protección”

La escasez de materiales y equipos de protección individual ha sido uno de los factores que ha marcado la pandemia, sobre todo en los inicios cuando vimos imágenes de sanitarios intentando protegerse con bolsas de basura. El propio Fernando Simón reconocía que se podría haber hecho un esfuerzo mayor: “Llevábamos días sabiendo que no íbamos a tener acceso a los recursos necesarios en cuanto China cerró todas las exportaciones. El mercado se convirtió en una piratería y costaba mucho encontrar el material. Además, los presupuestos de Sanidad siempre han sido muy limitados”.

En relación con la falta de equipos, Évole no podía dejar pasar la comparecencia del portavoz cuando el 20 de mayo sugirió que no se había avisado antes de la importancia de las mascarillas por la falta de material. Simón se reafirma en lo que dijo, «no es cierto que sea necesario que todo el mundo la lleve. Lo hacemos porque no sabemos quién está enfermo, pero si supiéramos quién lo está, no sería necesario. Es más importante prevenir».

Aún así, el epidemiólogo aseguraba que desde el gobierno “debíamos haber sido más prudentes”. Las declaraciones de Pedro Sánchez en verano afirmando que España había acabado con el virus “era un mensaje equivocado que se instaura por necesidades económicas más que sanitarias”, defendía Simón. 

El final de la tercera ola y el posible comienzo de la cuarta

La actuación durante la campaña de Navidad fue uno de los momentos clave que dio lugar a la tercera ola. Simón reconoce que durante estas fiestas “se podría haber sido más estricto con las medidas”, pero recalca que la responsabilidad es compartida y que “la población tiene que entender los riesgos a los que nos exponemos”. De todos modos, se muestra positivo con respecto a la festividad de San José y Semana Santa: “Si conseguimos evitar el nivel de transmisión en las próximas fechas, podremos evitar la cuarta ola”.

Sin embargo, a pesar de los “favorables” datos que tiene ahora España, el portavoz advierte del riesgo de colapso de la UCI: “El nivel de ocupación de UCI está en el máximo de la segunda ola” aunque se produzcan menos contagios y la vacunación esté surgiendo sus primeros efectos.

Fernando Simón, al igual que otros muchos funcionarios, personal médico y de planificación de enfermedades han hecho un sobreesfuerzo en los últimos meses: “Hemos trabajado 14 y 16 horas diarias todos los días de la semana. Me compensa hacer mi trabajo y trabajar por la salud de la población, no por el tema económico. Muchas personas estamos muy cansadas, pero es cuestión de saber cuál es tu trabajo y asumir tus responsabilidades hasta el final”. 

Fernando Simón muestra su lado más personal: ¿Eres de izquierdas o de derechas?

«Creo que se me nota. Yo soy muy social. Creo que tenemos que preocuparnos por las personas que tienen necesidad; los que tienen las necesidades cubiertas las tienen cubiertas, me preocupan poco”, afirmaba Simón. Aunque él mismo ha querido dejar claro que no podría ser nunca un buen político: “Soy un bocazas. Hay que tener una personalidad más fuerte y una resiliencia interior mayor que la mía”. 

El portavoz no se considera víctima de escarnio ni infamias por parte de la población y presume de que muchas de las personas con las que se ha encontrado le han dedicado buenas palabras, a falta de un par de excepciones. “Creo que se ha buscado matar al mensajero”, decía cuando Évole le preguntaba por la polarización política y todas las acusaciones y críticas que ha recibido.

Y a pesar de haberse convertido en uno de los protagonistas de la gestión de la pandemia y haber dejado una marca imborrable como la cara visible del gobierno, Simón no es adicto a la fama, ni quiere que lo recuerden: “No me gustaría que me recordasen a mí, me gustaría que recordasen que se ha hablado de salud pública en los medios. De mí que se olviden”.

Publicidad

Deja un comentario