El fin del estado de alarma, ¿y ahora qué va a ocurrir?

0
302

El estado de alarma llega a su fin este domingo 9 de mayo. Junto a él, acaban también algunas de las restricciones que han estado presentes durante los últimos meses, aunque las comunidades ya preparan un marco legal para poder seguir aplicando ciertas medidas.

Publicidad

Cerca de 200 días han pasado ya desde que el Gobierno declaró un nuevo estado de alarma por la COVID-19 el pasado 25 de octubre de 2020. Pedro Sánchez anunciaba la idea de que se alargara hasta el 9 de mayo para poder endurecer las restricciones y frenar el incremento de los contagios. Y así ha sido. Seis meses después, el Gobierno no ha declarado una prórroga, por lo que el estado de alarma decae. Pero, ¿qué supone el fin de éste? ¿Se acaban todas las restricciones presentes hasta ahora? ¿Cuál es el papel de las comunidades autónomas?

Las restricciones que dejan de ser obligatorias

El toque de queda es la primera medida que deja de ser obligatoria con el fin del estado de alarma. De esta forma, la libertad de circulación de las personas en horario nocturno dejará de estar limitada. Hasta ahora, el Real Decreto 926/2020 de 25 de octubre prohibía la circulación por las vías o espacios de uso público entre las 23:00 y las 6:00 horas (con la posibilidad de variación de una hora arriba o una hora abajo según cada comunidad). La circulación durante el toque de queda sí ha sido posible cuando se llevara a cabo alguna de las actividades recogidas, como la adquisición de productos sanitarios o cuidado de mayores.

Otra de las muchas dudas que rondan estos últimos días es si se va a poder viajar entre comunidades. El cierre perimetral también decae con el fin del estado de alarma. Así, las limitaciones de entrada y salida sin causa justificada entre CCAA y ciudades con Estatuto de autonomía dejarán de ser obligatorias.

El límite de personas en reuniones, tanto en espacios públicos como privados, es otra de las medidas que llegan a su fin. El decreto recogía que el número máximo de individuos que podían juntarse era de seis, salvo que se tratara de convivientes. A partir del día 9 de mayo a las 00:00 horas ya no existirá ese máximo, pues esta restricción se encuentra ligada al estado de alarma.

El último punto que se contempla en el decreto es el de la limitación de personas en lugares de culto. El fin del estado de alarma acaba con el límite de permanencia en reuniones, celebraciones y encuentros religiosos.

Personas en terraza | Fuente: El Confidencial

El papel de las comunidades autónomas

El estado de alarma acaba, por lo que el marco jurídico que tenían las comunidades autónomas para implantar las restricciones más duras desaparece. Se vuelve así a la situación que se encontraba presente el verano pasado, pero aparecen posiciones enfrentadas. Por un lado, la Comunidad Valenciana ha defendido esta decisión mostrando la importancia de “transitar hacia la normalización”. Por otro lado, comunidades como Andalucía o Castilla y León han mostrado su disconformidad con el fin del estado de alarma. La primera de ellas ha tachado de “precipitada” la decisión; la segunda se ha mostrado desconcertada ante la inexistencia de un “plan B” al que poder aferrarse después del 9 de mayo.

Carolina Darias, ministra de Sanidad, aseguraba en la Comisión de Sanidad del Congreso el pasado 29 de abril que “hay instrumentos legales, de las comunidades, del Consejo Interterritorial, de la legislación vigente, que permiten intervenir en actividades que sabemos que tiene una incidencia directa”. El estado de alarma permite que se apliquen las medidas más restrictivas sin necesidad de pasar por los tribunales. Sin este, los ayuntamientos y comunidades se ven obligados a recurrir a los jueces si las medidas que prevén imponer atentan contra alguno de los derechos fundamentales de cualquier persona.

Para tomar restricciones como el límite de personas en reuniones o cierres perimetrales, los Gobiernos autonómicos podrán ampararse en la Ley de Salud Pública de 1986. En el artículo tercero se recoge lo siguiente:

«Con el fin de controlar las enfermedades transmisibles, la autoridad sanitaria, además de realizar las acciones preventivas generales, podrá adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato, así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible».

Ante el fin del estado de alarma, las comunidades autónomas han comenzado a trabajar en planes y marcos legales para poder seguir manteniendo algunas de las restricciones que se han encontrado presentes hasta ahora. Castilla-La Mancha prepara una estrategia para llevar a cabo una desescalada de las medidas restrictivas. Canarias opta por implantar controles en aeropuertos y puertos. Cataluña plantea que sigan las restricciones y trabaja en modificar su ley de salud pública. Otras comunidades como La Rioja o Madrid aún no han hecho pública la estrategia que van a tomar tras el fin del estado de alarma.

Ministra de Sanidad Carolina Darias en la Comisión de Sanidad del 29 de abril | Fuente: Congreso de los Diputados

Es cierto que solo quedan cinco días para el 9 de mayo; sin embargo, existe una gran incertidumbre por saber qué ocurrirá más allá de ese día. Las comunidades autónomas, con posiciones enfrentadas, preparan estrategias diferentes para combatir la actual situación sanitaria. El estado de alarma acaba, sí. Pero no hay que olvidar que la Covid-19 todavía se encuentra presente, por lo que habrá que esperar para ver cómo evolucionan los casos positivos en España con la nueva situación.

Publicidad

Deja un comentario