‘Sincericidio’: la verdad que encierra el amor

0
14

El libro, escrito por Camino Vázquez López, repasa todo lo que implica el amor, echar de menos y querer de más. La editorial Ringo Rango ha sido su puente para la publicación de una obra que ofrece un viaje donde regresas sin ser el mismo.

El amor ha tenido miles de representaciones artísticas a lo largo de la historia, donde la mayor parte de las veces se ha reflejado una sensación de afecto, bondad o incluso compasión. Sin embargo, el amor también esconde una cara oculta: la vulnerabilidad que existe al entregarse a otra persona. Sincericidio es un poemario que trata todo eso. Lo bonito que tiene una rosa y lo malo que traen sus espinas. Además, la autora denota el motivo de escribir esta obra, y es que, tal y como dice ella, todos los escritores tenemos una pluma y es otra persona.

El libro no te envuelve únicamente en la atmósfera que Camino Vázquez ha creado. Los poemas llegan mucho más lejos de las simples palabras. Su propósito es enseñarnos a amar y ser amados, y a tomar los riesgos que eso conlleva. Pero también a amarnos a nosotros mismos, que a veces es lo más difícil de todo ese camino. Saber esperar y reconstruirse son otras de las claves tratadas en los versos de la autora.

Poema 56 de Sincericidio

El poemario derrocha pinceladas de melancolía y nostalgia. Desde un punto de vista más personal, es mucho mejor incluir estas temáticas en los poemas. Escribir cuando vives sensaciones bonitas es lo fácil, únicamente plasmas tu felicidad en un papel. El tratamiento que realiza la autora es de una perspectiva pasada. Lo que ha hecho (y se debería hacer) es reflexionar por todo lo ocurrido, tanto bueno como malo, y plasmarlo. No se trata de derrochar felicidad o cursiladas sin sentido. Se trata de reflejar el aprendizaje vivido durante esa relación, de lo que se ha ganado y lo que se ha perdido.

Sincericidio es esa balanza de las experiencias que han quedado arraigadas en el corazón de la autora. Es el puño y letra de una persona que ha experimentado todo lo que implicaba una rosa y sus espinas. Su poema número cien es la reflexión perfecta de lo que implica buscar entre las cenizas de algo que ya ha finalizado. El desenlace de una historia siempre va a traer el inicio de otra.

Para mí, este libro es uno de los mejores placeres para dar, por todo lo que enseña y todo lo que se aprende con él. Porque se aprender a amar, a querer. Es un punto de convivencia entre la sinceridad y agresividad que implica el amor. Un regalo perfecto para todos aquellos suicidas de la sinceridad que aman escribir y vivir.

Deja un comentario