‘Gossip girl’, 15 años de un icono cultural

0
273
Imagen promocional con el elenco principal de la serie | Fuente: Elle
Publicidad

El placer culpable por excelencia

El 19 de septiembre de 2007 se estrenó en The CW Gossip girl. Lo que parecía una serie de adolescentes más, se convirtió en un icono de la cultura pop que ha pasado a la historia de la televisión.

Un tren. Una chica rubia. Una voz en off. Nueva York.

Publicidad

Así comienza Gossip girl. Una presentación sencilla y apoteósica que funciona a la perfección para ponernos en situación y mostrarnos lo que nos deparará. Mientras que Serena van der Woodsen (Blake Lively, Un pequeño favor, El secreto de Adaline) llega a la estación de Nueva York, Gossip girl (Kristen Bell, Frozen, The Good Place) nos narra cómo hace un año abandonó la ciudad de la noche a la mañana y cómo, con las mismas, ha vuelto para revolucionar las vidas de aquellos que dejó atrás.

Basada en la saga homónima escrita por Cecily von Ziegesar, la serie se centra en la vida de este grupo de amienemigos en un mundo de insultante opulencia donde el aburrimiento se mata con conspiraciones y enrollándose con todos, formando una especie de lujosa endogamia. La producción se desarrolla durante seis temporadas y 121 capítulos. Tantas horas dan tiempo a un sinfín de escándalos, traiciones, romances y tragedias. Y, así, para celebrar 15 años, os traigo 15 momentos que hicieron que Gossip girl pasara a la historia como se merece, como un buen cotilleo. Amado, odiado, pero lo suficientemente interesante como para que quien lo haya oído se haya sentido lo suficientemente culpable de haberlo escuchado.

Imagen promocional de la primera temporada con el elenco de la serie | Fuente:Bestflix

15. ‘Hasta que supe que te acostaste con mi novio’

Un clásico. Ya estamos hartos de oírlo. Se ha convertido en un cliché. Incluso en aquella época ya era algo trillado, pues sigue la esencia de Beverly Hills, 90210 (Darren Star, 1990-2000) y series del estilo. Pero hay algo que modificó el espacio-tiempo televisivo cuando Blair (Leighton Meester, Montecarlo, The Roommate) con su bata de seda en una elegancia magnética, leyendo su periódico neoyorquino y sentada en un diván, totalmente calmada, pronuncia estas palabras a una anonadada Serena que solo venía a recuperar una tradición con su mejor amiga que ella misma destrozó. Llamándola mentirosa y todo lo que se le puede llamar a una persona, Blair le declara la guerra a Serena y Gossip girl se deleita con el plan de venganza que se cierne sobre Manhattan.

14. ‘Has estado increíble allí arriba’

Por mucho que duela, Blair y Chuck (Ed Westwick, White Gold, Romeo and Juliet) son la pareja de Gossip girl. Lo que en un principio parecía no ser nada, progresivamente se convierte en una de las mejores (y peores) parejas de la televisión. Tóxicos, malvados, autodestructivos, pero pasionales y enamorados. Chuck y Blair comienzan cuando Blair, dolida y confusa, se desinhibe en el club de alterne de Chuck. Una vez terminada la función, en el asiento de atrás de la limusina, Blair pierde la virginidad con el mejor amigo de su ex, que la dejó por su mejor amiga. Siempre con clase.

13. ‘Siempre se te ha dado bien dejarlos a medias’

Debería ser objetivo, pero voy a permitirme la licencia en introducir como momento icónico la introducción del mejor personaje de la serie: Georgina Sparks (Michelle Trachtenberg, Buffy, cazavampiros; Soñando, soñando triunfé patinando). Inteligente, rastrera, divina y maquiavélica. Vuelve a la ciudad trayendo más de una sorpresa a la por fin rehabilitada Serena. Con esa frase la saluda tras un año y pico de separación. Es con este personaje, quien ha ido mandando algún regalito a Serena en episodios anteriores, cuando empieza la recta final de la primera temporada. Unos episodios magnéticos e hipnóticos que sentaron las bases y encumbraron a Gossip girl en el top de series, donde pertenece.

Meester y Wedwick como Blair y Chuck en la famosa escena de la limusina | Fuente: Los 40

12. ‘Yo le maté’

Impactante. Toda la temporada te hace creer que Serena se fue al internado porque se sentía mal al haberse acostado con Nate (Chace Crawford, The Boys, The Covenant), el novio de Blair. Sin embargo, la llegada de Georgina revela la verdad. Algo dramática, Serena, en la más absoluta decadencia, confiesa a Blair que ha matado a alguien. Una noche, de fiesta, Georgina y Serena estaban con un chico y Serena le preparó la última raya de coca que le provocó la sobredosis. Georgina le instó a salir corriendo y no mirar atrás. Un giro de guion que pone la guinda a una primera temporada explosiva y extremadamente jugosa.

11. ‘Dos palabras, ocho letras’

A fuego en el corazón de los espectadores de Gossip girl. La incapacidad de abrirse a la persona que ama porque las tinieblas de su alma no le permiten saber amar, es un argumento recurrente en la historia de Chuck Bass. La dificultad por declarar sus sentimientos hacia Blair y la determinación de esta por no permitirse estar a su lado hasta que él admita lo que siente de verdad es gran parte de la segunda temporada, y más, de Gossip girl. Un amor imposible, no por clase, familias o distancia. Un amor imposible por el ego y el trauma. Una delicia pasional que mantiene al espectador con el corazón en un puño rodeado de una sabrosa toxicidad.

10. ‘¿O te gusta más ‘mamá’?’

La segunda temporada nos enseñó que cuanto más retorcida es una historia, mejor. En este caso, Blair dice esas palabras a su novio, un lord que se está acostando con su madrastra, quien a su vez sale con el ex de Blair, Nate. Bueno, más bien le paga por salir con él, mientras este está en un intento de relación con Vanessa (Jessica Szohr, The Internship, Ted 2), la mejor amiga del nuevo novio de Serena, su antigua amante y amor verdadero. La satisfacción de un buen enredo mientras vuela el champán y la alta costura.

Trachtenberg como Georgina Sparks en una escena de la segunda temporada | Fuente: Nerdtrip

9. ‘Puedes decirle a Dios que la bruja ha vuelto’

Tell Jesus that the b is back. Épico. Revolucionario. Georgina coronándose como lo mejor de Gossip girl con esta frase. Blair puede ser la reina, pero Georgina es la auténtica diosa. Después de su paso por el reformatorio para chicas problemáticas donde se había vuelto buena y bondadosa, Blair la arrastra a un típico complot neoyorquino y su auténtico yo vuelve a resurgir. Ya sabéis, como dijo Milton en Paraíso perdido: «Es mejor reinar en el infierno que servir en el cielo».

8. ‘No puedes hacer que te quieran, pero puedes hacer que te teman’

Como si del trono de Inglaterra se tratase, Blair le da una charla motivadora a Jenny (Taylor Momsen, El Grinch, Spy School). El instituto acaba y Blair tiene que pasar la corona a la nueva reina de Constance. Tras dos temporadas en las que Jenny ha luchado por conocerse a sí misma y hacerse un hueco en el visceral mundo que le ha tocado vivir, se ve recompensada cuando Blair le cede la corona. El comienzo de un reinado muy diferente al que creía que iba a tener, pues el poder es adictivo y la hipocresía parte inherente del ser humano.

7. ‘Yo quiero pastel’

Blair, capítulo 11, temporada tres. La mejor escena en una serie de televisión. Acción de Gracias es una fiesta que, como español, jamás he celebrado y conozco simplemente por haberme criado con este tipo de ficción. Una fiesta basada en el exterminio y el saqueo. Así que propongo cambiarla por celebrar la escena en la que Blair dice esta frase.

Todos los invitados sentados a la mesa. Una mesa llena de pavo, puré y ensaladas, aderezado con traiciones, mentiras y secretos. De fondo, Whatcha Say de Imogen Heap, mientras la tensión de todas esas historias se acumula y llega al clímax cuando la verdad sale a la luz y la ira es tan grande que es mejor abandonar la mesa antes de reducirla a cenizas. Una sublime muestra de la maestría que es llevar todo el peso de la temporada a un punto de no retorno en el que solo queda recoger los restos de aquello destruido.

Meester y Wedwick como Blair y Chuck en una escena de la cuarta temporada | Fuente: Cosmiclovecb

6. ‘Nunca me imaginé que el peor de tus actos sería contra mí’

Chuck hizo muchas cosas horribles, pero vender a su novia por conseguir el hotel fue lo peor. Así, casi al final de la tercera temporada, Jack (Desmond Harrington, Wrong Turn, Dexter), el tío de Chuck, tiene el hotel. Blair, como buena novia, intenta conseguirlo de vuelta y Jack le insinúa lo que tiene que hacer. Poco sabía ella que Chuck conocía lo que Jack pretendía y eligió al hotel antes que ella. Por suerte, Jack no hace nada con Blair ya que le vale con saber lo que su sobrino es capaz de hacer. Una escena incómoda y una de las tramas por las que se podría cancelar la serie, pero también una de las más impactantes, dolorosas y sorprendentes traiciones.

5. ¡Enhorabuena, papi!

Es una verdad universalmente conocida, o debería serlo, que ya no se hacen finales de temporada así. Después de que Jenny acabe en la más absoluta miseria habiendo hecho daño a todo aquel que ama, se refugia en los brazos de Chuck, quien, dolido por haber sido plantado por Blair, se acuesta con ella. Así, las dos reinas de Constance pierden la virginidad con el mismo chico.

El problema es cuando Blair llega minutos después de haber consumado el acto. Le dice que sí había ido a la cita, pero se había retrasado por el parto de Dorota (Zuzanna Szadkowski, The Knick, La edad dorada), su doncella. Escabulléndose, Jenny va a la capilla del hospital y le cuenta todo a Eric (Connor Paolo, Stake Land, Revenge). Este se lo cuenta a Dan, quien le da un puñetazo a Chuck, pues se ha aprovechado de su hermana, de la que intentó abusar en el primer capítulo de la serie.

Wedwick, Lively y Meester en sus respectivos papeles en una escena de la tercera temporada | Fuente: Betaseries

De este modo, Blair rompe con Chuck, destierra a Jenny y se va a París con Serena, quien está tan estresada por su vida amorosa que necesita un descanso. Es entonces cuando uno de sus pretendientes, Dan, decide seguirla y Georgina le sorprende con la noticia de que está embarazada de él. Lo que luego resulta que es mentira, pero sirve para que Dan se pase el verano cambiando pañales. Por último, se ve a Chuck en una ciudad europea e, intentando evitar que le roben el anillo de compromiso que había comprado para Blair, le disparan dejando que se desangre en la calle. Un final apoteósico y grandioso.

4. ‘Pero no sería mi mundo si no estás’

Emotiva y preciosa, la cuarta temporada comienza con París, realeza y amnesia. Chuck perdió la memoria tras el disparo y una ciudadana parisina le cuidó muy bien durante esos meses. Cuando recupera la memoria y vuelve a ver a Blair tienen una de las escenas más importantes y conmovedoras de la serie. Se sinceran y Blair, sabia y valiente, le dice que no puede esconderse por mucho daño que haya hecho, que debe volver y enfrentarse a lo que viene. Ya no le ama, pero sabe que sus vidas están destinadas a entrelazarse.

Después de esta escena tan profunda todos quisimos ir corriendo a una estación de tren con nuestras mejores galas y soltar una lágrima mientras el crush del momento nos decía lo mucho que se había equivocado con nosotros.

3. ‘Os dije que mi primer post merecería la pena’

No repararon en gastos para el capítulo 100. En el ecuador de su quinta temporada, Blair había sufrido un aborto tras un accidente de tráfico en el que se fugaba con Chuck. Tras una promesa a Dios por la que se casaría con el príncipe de Mónaco si Chuck sobrevivía, Gossip girl vuelve tras su retiro por haber sido parte responsable indirecta en el accidente. Sin embargo, en este caso, detrás de la desconocida se encuentra Georgina, quien ha robado la cuenta.

En su primera publicación, Georgina destapa un vídeo de Blair declarando su amor por Chuck. Así, irrumpe en el sí quiero de la futura princesa. De reina de Constance, a futura princesa, a escándalo real. El sueño de toda chica. Otro ejemplo de como la serie se toma lo justamente en serio a sí misma para dar todo lo que nos puede y quiere ofrecer, sin salirse de su línea, pero siempre sorprendiendo.

Meester y Becker como sus personajes en el capítulo 100 de la serie | Fuente: Pinterest

2. ‘Pues ahora apuesto por ti’

Final de la quinta temporada. Sólo faltan diez capítulos para que todo acabe y, por fin, nada separa a Chuck y Blair. Esta última, tras su fallido matrimonio con el príncipe Louis (Hugo Becker, Osmosis, Bajo sospecha) y un amorío con Dan, ha llegado a la conclusión de que Chuck es el único e inigualable.

En una ironía del destino (y el guion) Blair va a Mónaco a encontrarse con Chuck en un casino. Es entonces cuando ella le dice que ha llegado el momento de apostar por él, por ellos. De dejarse de estupideces y ser lo que siempre han sido destinados a ser: una pareja poderosa e imparable. Una escena que converge todo lo que les ha unido y lo que les ha separado, el ansia del juego que se traían entre manos y la codicia. Un lazo a una relación llena de turbulencias que sobrevivirá para una última temporada en la que conseguirán su final feliz.

1. ‘Ese es un secreto que jamás desvelaré’

Y vivieron felices y comieron perdices. Se revela quien es Gossip girl, se descubre quién acaba con quién. Todas las tramas se cierran y todos felices y contentos, excepto algunos espectadores. Quizás porque la identidad de Gossip girl deja algo que desear, pero lo importante no es quién es Gossip girl, es todo lo que ha ido contando durante seis largas temporadas. Es por eso que la serie cierra a la perfección cuando otra voz en off empieza a narrar que siempre habrá alguna otra Gossip girl. Una nueva generación de adolescentes desbordados de dramas y secretos, y alguien para contarlos, siempre despidiéndose como debe ser: XOXO.

El elenco en el último capítulo de la serie | Fuente: The Knot

Estos son 15 momentos y cuando sea el vigésimo aniversario habrá otros 20 más. Y así sucesivamente, pues la serie entera es la prueba de por qué es historia de la televisión y, por mucho que duela a algunos, se merece el puesto como una de las mejores series del género. Revolucionando las tramas ya conocidas y retorciéndolas aún más. La introducción de los móviles haciendo la tecnología un personaje más. Una narradora vivaz y elocuente, que con elegancia, alegoría y metáforas nos engancha en el más estúpido y privilegiado grupo de niños ricos. Una burbuja donde la decadencia se viste de gracia y estilo para nutrirnos de las más esperpénticas situaciones. Una delicia visual que puedes disfrutar en HBO Max.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario