El adiós a una leyenda

0
343
Fuente: Google Creative Commons

El pasado 5 de agosto, Valentino Rossi anunciaba su retirada al final de esta temporada 2021. Después de 26 temporadas en el Mundial, el italiano ha decidido poner punto final a su carrera deportiva con 42 años. Durante más de la mitad de su vida dedicada a las motos, Valentino ha sido capaz de lograr; nueve títulos de campeón del mundo y 115 victorias, la última en Assen 2017.

Publicidad

Aparte de su increíble palmarés, Rossi ha atraído a millones de aficionados de todos los rincones del mundo al Mundial de MotoGP. Se ha convertido en la figura emblemática de MotoGP, y en el ídolo de la mayoría de los pilotos jóvenes que forman hoy la parrilla de MotoGP.

El carisma, la forma de ganar y de celebrar sus victorias, es lo que los pilotos y aficionados han querido resaltar de él al enterarse de su retirada. Lo cierto es que, Rossi ha dado a la afición momentos icónicos de la era MotoGP.

Estos son algunos de ellos:

1996-1999, El dominio de las categorías pequeñas

Rossi debutó en el Mundial en 1996 en la categoría de 125cc, ese año se hizo con la primera victoria en el Mundial y su primera pole. Al año siguiente, en 1997, pasó a formar parte del equipo oficial de Aprilia en la misma categoría. Ese mismo año, Valentino logró su primer título mundial en el circuito de Brno. Ganó 11 carreras esa temporada, seis de ellas de manera consecutiva. Tras este primer título mundial, tan solo un año después de su debut mundialista, se le abrieron las puertas para dar el salto a la categoría de 250cc.

Valentino continuó su andadura con Aprilia también en 250cc, su primer año acabó siendo subcampeón, ya que las primeras carreras le costaron algo más. En cambio, la segunda temporada de Valentino en 250cc fue impecable, ganando nueve carreras y consiguiendo el título mundial en Río de Janeiro, en la penúltima cita del Mundial.

2001, El primer título de 500cc con mucha historia

Un año después de su estreno en la máxima categoría, «el doctor» ganó el último título que se disputó de 500cc. Esta fue una época marcada por el cambio generacional en la máxima categoría, Valentino y Biaggi eran entonces los jóvenes que esperaban liderar 500cc tras la retirada de Doohan, y ahí comenzó a fraguarse la rivalidad entre ambos pilotos italianos. El mismo Biaggi fue quien le disputó ese primer título a Rossi, que logró alzarse con su primera corona de la categoría reina en Philip Island. El dato histórico de este primer título fue que lo consiguió con un equipo privado, el Nastro Azzurro, pilotando la NSR500. Es el último piloto en conseguirlo.

Los siguientes dos años, Valentino fichó por el equipo Honda Repsol HRC, y ganó el título inaugural de la categoría de MotoGP en 2002, al igual que el del año siguiente, 2003. Con estos, ya serían tres títulos consecutivos corriendo en el máximo nivel.

Rossi sobre la Honda oficial | Fuente: Google creative commons

2004, Hacia lo más alto con otra fábrica

A finales del año 2003, Rossi toma la decisión de cambiar la Honda por la Yamaha. Por aquel entonces, Yamaha atravesaba una gran sequía de victorias. Por lo tanto, el intentar ganar con la marca de los tres diapasones era todo un reto para Rossi. Le bastó con la primera carrera para llevar a la Yamaha a lo más alto del podio, se impuso sobre las Honda de sus principales rivales, Gibernau y Biaggi. Finalmente, consiguió llevarse el título en su primera temporada con Yamaha, ganando nueve carreras. En 2005 no fue menos, Rossi se dio un paseo por la temporada, ganando 11 de 18 carreras. La nueva corona con Yamaha fue su quinto título consecutivo, la mejor racha de su carrera deportiva.

2006, Valentino demostró ser humano

Valentino se jugaba el campeonato con el estadounidense, Nicky Hayden. Su tercera temporada con Yamaha no fue tan fácil, estuvo marcada por la irregularidad. Después de cinco mundiales consecutivos parecía casi imposible ver a Valentino sufrir por ganar el título. Este año, Rossi demostró ser humano. Se decidió el Mundial en la última carrera, Valencia. Valentino solo dependía de sí mismo para llevarse un nuevo título a casa. Pero falló, se cayó solo, sin tocarse con nadie, regalando el Mundial a Nicky, que le valió con una tercera posición. Aunque Vale trató de remontar no le fue suficiente y el Mundial fue para Hayden por tan solo cinco puntos. Los mismos puntos que Rossi perdió en Portugal al ganar Toni Elías la carrera, por solo tres milésimas.

Valentino Rossi con Nicky Hayden | Fuente: Google Creative Commons

2009, El último Mundial

Tras salir victorioso en 2008 con un título más, Rossi ganó su noveno Mundial en 2009. Enfrentándose ya, a un sólido Jorge Lorenzo, que no le puso las cosas fáciles. Una muestra de aquello fue el GP de Cataluña 2009, Rossi y Lorenzo se jugaron la victoria hasta la última curva de la última vuelta. Valentino salió victorioso de aquella batalla. Finalmente, “el doctor” se llevo el campeonato en Malasia, el noveno y el último. Mientras tanto, la rivalidad dentro del box seguía creciendo con Lorenzo a su lado, que se proclamó campeón del mundo en 2010. Entonces, Yamaha quiso contar con Lorenzo para ser el piloto número uno, cosa que al italiano no le sentó del todo bien y esto le empujó a buscar su nuevo reto personal.

Valentino despidiéndose de la Yamaha | Fuente: Google Creative Commons

 2011-2012, Lo intentó con Ducati

En 2011, Rossi fichó por Ducati sustituyendo a Stoner. Tenía claro cuál era su meta eligiendo la marca italiana, Rossi quería ser el primero y el único que lograse ganar un campeonato del mundo con tres marcas distintas. Ya lo hizo con Honda, lo repitió con la misma facilidad con Yamaha e intentó por todos los medios posibles hacerlo con Ducati. Y no ganó, Rossi no logró ninguna victoria sobre la montura italiana, pero sí consiguió tres podios. Aunque Stoner fue el primero y el único que demostró que la Ducati podría ser campeona del mundo, Valentino no lo consiguió y pasó por dos años para olvidar, repletos de caídas y malos resultados. Con el mismo Stoner es con quien protagonizó uno de los momentos que más se recuerdan de la era MotoGP en Jerez 2011. Valentino tenía la oportunidad de hacer su primer podio con Ducati, pero intentando adelantar al piloto australiano, cayó arrastrando a Stoner. Rossi pudo acabar la carrera, mientras que Stoner se quedaba con cero puntos. Después de la misma, Rossi fue al box del Repsol Honda a pedir perdón a Casey. Allí fue cuando el australiano dijo la frase mítica que todos los aficionados recuerdan: “Tu ambición ha superado tu talento”.

Valentino con la Ducati | Fuente: Google Creative Commons

2015, A las puertas del décimo

En 2013, Valentino volvió a Yamaha dispuesto a enfrentarse a una nueva generación de pilotos. Aun se veía posible que Valentino lograra su décima corona, sobre todo después del subcampeonato de 2014. Fue en 2015 donde estuvo más cerca de lograrlo. Márquez sufrió mucho durante esta temporada, muchas caídas le privaron de luchar por el título. Lo cual dejaba a Rossi y Lorenzo solos en la pelea. Rossi tenía muy cerca el Mundial, tanto que empezó a jugar fuera de la pista con sus rivales. Acusó a Márquez en la rueda de prensa de molestarlo durante las carreras para beneficiar a Lorenzo. El piloto español defendió que eso no era así, pero Rossi estaba muy enfadado. En Sepang 2015 tuvo lugar uno de los momentos que más debates ha causado de la era MotoGP. Valentino y Márquez mantenían una lucha limpia, hasta que tras mirarlo un par de veces, Valentino chocó con Marc haciendo que este cayera. Todavía queda el debate de si hubo “patada” o no. Lo que sí está claro, es que esa maniobra sentenció la relación de Rossi y Márquez, al igual que acabó con toda oportunidad de lograr su décimo título. Dorna y la FIM sancionaron a Rossi saliendo último en Valencia, lo que dejó en bandeja el título para Lorenzo. Rossi no volvió a estar nunca igual de cerca de conseguir el décimo.

Publicidad

Deja un comentario