¡Max Verstappen campeón del mundo en Abu Dhabi!

0
438
Verstappen celebrando la victoria | Fuente: Fr.sports.yahoo

El piloto de Red Bull consigue su primer mundial de F1 batiendo al heptacampeón, Lewis Hamilton, en la última vuelta de una carrera legendaria

Abu Dhabi cierra la temporada de 2021 de Fórmula 1 por todo lo alto. Finaliza un año marcado por la pugna entre dos grandes corredores: Hamilton y Verstappen. Carlos Sainz Jr. consigue su cuarto podio de la temporada y el campeón del mundo en 2007, Kimi Raikkonen, se retira del «gran circo».

Históricamente se ha dicho que la Formula 1 es una competición muy especial. Triunfar en la que muchos consideran la categoría por excelencia del automovilismo no resulta fácil. El final de carrera presenciado en el trazado de Yas Marina en Abu Dhabi ejemplifica lo impredecible que es esta competición.

Publicidad

La ultima temporada de la era híbrida se ha resumido en una lucha encarnizada entre las escuderías de Red Bull y Mercedes con dos pilotos sobresalientes: Lewis Hamilton y Max Verstappen. Paradójicamente, en unos años marcados por el dominio total de la escudería Mercedes y del piloto británico como gran campeón, el destino quiso que este último año se diera, agónicamente, un cambio de tendencia.

El Mundial más igualado y emocionante de los últimos años ha culminado con un final apoteósico. «Mad Max» se convierte en el primer piloto de los Países Bajos en ganar un mundial de Fórmula 1 y en el 34º piloto en lograrlo.

Hamilton y Mercedes tenían el título en el bolsillo

Verstappen logró la pole en la jornada de sábado tras un ejercicio de compenetración con su compañero, Checo Pérez. El rebufo del mejicano fue decisivo para conseguir la mejor vuelta. Esta pequeña ventaja se esfumó para el neerlandés al no arrancar bien. Hamilton salió como un disparo y adelantó al Red Bull en la primera curva.

El aspirante al título, no conforme con este inició, tiró su monoplaza al interior de la curva del final de la siguiente recta larga. Verstappen sale delante del monoplaza de Lewis pero este se sale del asfalto para eludir el contacto con el Red Bull. Sin embargo, Hamilton sacó ventaja del lance y se alejó de su perseguidor.

Red Bull protestó a la FIA exigiendo que devolviera la primera posición a su pupilo, alegando que ese lance fue idéntico al vivido en Arabia Saudí.  La FIA comunicó que no existía investigación y la incredulidad se apoderó del equipo austriaco.

Hamilton abrió un gran hueco con Verstappen que además tenía un compuesto blando que le obligaría a parar pronto. El piloto de Red Bull paró en boxes para recibir neumáticos duros. Mercedes copió la estrategia con el propósito de protegerse. En este momento, Checo Pérez, entró en acción. Aguantó con los blandos varios ataques de Hamilton para lograr que Verstappen se acercara al inglés.

Verstappen se acercó pero el heptacampeón subió el ritmo y volvió a alejarse con facilidad. La irrupción de un virtual safety car obligó a Red Bull a arriesgarse. Volvió a parar a Max para tener neumáticos frescos para los últimos giros. Mercedes optó por mantener a Hamilton y confiar en su gestión de neumáticos.

Lewis llevaba muchas vueltas con un juego de duros y comenzaba a desgastarse. El Red Bull recortaba la distancia pero no lo suficiente para llegar al final con opciones. Los doblados frenaban la persecución y cortaban la progresión del neerlandés. Todo parecía sentenciado, ¿o no?

Un Williams lo cambió todo

Nicholas Latifi, piloto de Williams, fue el hombre que cambió el rumbo del Mundial de F1. Su toque con el Haas de Mick Schumacher llevó al canadiense al muro. Los comisarios decidieron poner al coche de seguridad en pista. Suponía un cambio radical en el transcurso de la carrera puesto que Red Bull aprovechó para parar a Verstappen y poner un último juego de blandos.

Las protestas de Toto Wolff, CEO de Mercedes, no se hicieron esperar y desató toda su ira hacia Dirección de Carrera y la FIA. El nerviosismo entró en la escudería de Brackley. De tener la carrera controlada a un escenario de serio riesgo de perderlo todo. El propio Hamilton maldijo por radio.

Por otro lado, sondeaba la posibilidad de que el mundial acabara bajo el safety, siendo un final muy descafeinado. Los comisarios retiraron el monoplaza y Dirección de Carrera decidió que se marchara el coche de seguridad en la última vuelta. Sin embargo, no todos los coches pudieron desdoblarse y la parrilla se configuró con una serie de posiciones irreales.

Definitivamente, fue la vuelta que cambió todo. Max Verstappen, con un neumático muy joven, tenía la oportunidad de cambiar radicalmente el guion que marcaba la carrera. El neerlandés no dudó y tiró el coche en la primera recta larga. El Red Bull pasó y Hamilton aprovechó el rebufo e intentó pasarlo en la siguiente recta. El 33, en esta ocasión,  defendió perfectamente la posición y cruzó la meta en primera posición. El éxtasis en el muro de Red Bull se disparó.

Batalla en los despachos

Tras las celebraciones masivas, las felicitaciones y la ceremonia del podio parecía que todo había acabado. Pues no. El guion de esto buscaba una vuelta de tuerca más. Mercedes protestó a la FIA que Verstappen había vulnerado dos normas durante la fatídica vuelta 58.

Los artículos 48.8 y 48.12 amenazaban con despojar el título a los hombres de Red Bull. Mercedes insistía en irregularidades durante el procedimiento de Safety Car. Además, acusaban a Verstappen de estar delante de Lewis en la última vuelta antes de darse la resalida.

Al filo de las 8 de la tarde (hora española) desestimaron las protestas de Mercedes y concedían el título mundial Max Verstappen. Lewis Hamilton, por su parte, se le escapa la gran oportunidad de superar a Michael Schumacher como el piloto más laureado de la historia de la Fórmula 1 (empatados a siete títulos). Acaba así un campeonato que pasará a la historia de la categoría y del automovilismo en general.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario