El pulso de Djokovic contra Australia

0
682

El tenista serbio sigue a la espera de la decisión que confirme su participación en el Open de Australia o su deportación del país

La lucha de Novak Djokovic y su familia contra las autoridades y las normas australianas continúa para que el tenista serbio pueda disputar el Open de Australia, a pesar de no estar vacunado.

El pasado lunes 4 de enero, Novak Djokovic viajaba a Australia para disputar el primer torneo del año con una exención médica, con la que pretendía que le permitiesen entrar en el país y competir con normalidad. Sin embargo, las autoridades australianas cancelaron su visado el día 5 y anunciaron que debía ser deportado por no cumplir con las normas de vacunación del país. Así lo confirmó el Primer Ministro, Scott Morrison, que declaraba que “nadie está por encima de las normas”.

Publicidad

El día siguiente, el 6 de enero, “Nole” fue trasladado al The Hotel Park Melbourne, donde los inmigrantes que presentan problemas con el visado y las normas fronterizas australianas permanecen retenidos hasta que se solucionen los contratiempos. Mientras, los abogados del tenista trabajaban en los tribunales apelando la decisión de la retirada del visado para conseguir que el serbio pudiese salir del hotel. Además, la familia del tenista realizó una campaña de movilización para defender a Djokovic y criticar la decisión del gobierno australiano de retenerle a pesar de haber presentado la exención médica. Una gran cantidad de aficionados se desplazaron hasta la entrada del hotel, donde han protagonizado protestas y cánticos durante los seis días que ha estado retenido. Además, el padre de Djokovic realizó unas declaraciones muy controvertidas el 7 de enero, en las que comparaba a su hijo con Jesucristo.

La campaña de presión social sobre el gobierno australiano ha ido en aumento y el 8 de enero, los abogados del jugador informaron de que la exención médica se debía a un resultado positivo en covid-19 del jugador el pasado 16 de diciembre.

Una vez que los abogados dieron a conocer todos los detalles de la situación del tenista, se convocó un juicio para el lunes día 10. En este juicio se decidiría si el visado del jugador se mantenía retirado o si se le devolvía y, por tanto, podía salir del hotel.

Finalmente, el juez Anthony Kelly dictaminó el lunes por la mañana la anulación de la retirada del visado del tenista y su devolución al mismo, de forma que ya es libre dentro del territorio australiano. Además, se ha hecho pública la conversación de Djokovic con el tribunal, en la que reconoce no estar vacunado.

Todo el proceso que ha atravesado Novak Djokovic durante esta semana ha causado gran repercusión y ha suscitado todo tipo de opiniones. Una de las más reseñables es la de Rafael Nadal, tenista español que también va a participar en el Open de Australia. La respuesta de Nadal en rueda de prensa el pasado 6 de junio fue contundente: “Novak tomó sus propias decisiones, todos somos libres de tomar nuestras propias decisiones, pero después hay consecuencias. Si él hubiese querido, podría jugar aquí en Australia sin ningún problema”. Además, añadió que lo sentía por su compañero de profesión, pero recalcó que Novak era conocedor de las condiciones del torneo.

Además de Nadal, otras personalidades del tenis, como Garbiñe Muguruza, se han pronunciado sobre el “Caso Djokovic” en esta última semana. “Yo sí estoy vacunada y conozco los requisitos. No veo por qué hay que hacerlo de otra manera. Es un show todo lo que está pasando y no sé si beneficia al torneo, ni al tenis, ni al Australian Open. Al final, no sé quién gana con todo esto”, respondió con seriedad la tenista española.

Según la última decisión del juez, Djokovic ya puede cumplir con el horario que tenía planificado para preparar el comienzo del torneo el próximo lunes. Así, se entrenó ayer por la mañana en la pista a la espera de la resolución final de su situación. La resolución final del “Caso Djokovic” se había estipulado para la mañana del martes 11. Sin embargo, las autoridades australianas lo han pospuesto mientras investigan una posible declaración falsa del tenista serbio. Djokovic declaró no haber viajado dos semanas antes de volar al país oceánico, aunque en sus redes sociales compartió fotos que demuestran lo contrario. El final de esta trama se demora y Djokovic no sabe aún si podrá defender su título en Australia.

La sensación de incomprensión es generalizada en el mundo del deporte, del tenis y en el panorama mundial.  La decisión de someter a juicio la situación excepcional de Novak Djokovic  es muy controvertida y está trayendo cola. La resolución popular es clara: “Las normas son las mismas para todos”. El clamor puede seguir aumentando cuando se tome la decisión definitiva. La incertidumbre de saber si protestará Djokovic o el resto del mundo hace que crezca la intriga. Lo que parece estar claro es que es una lucha evitable que no reporta beneficios a la imagen de ninguno de los implicados.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario