Adrián Díaz: “He renunciado a mucho para cumplir mi sueño de ir a los Juegos Olímpicos”

0
470
Adrián Díaz Bronchud y Olivia Smart, listos para competir en los Juegos Olímpicos. | Fuente: Consejo Superior de Deportes
Publicidad

Patinador de danza sobre hielo

Desde niño, Adrián Díaz Bronchud tenía muy clara cuál era su pasión, la danza sobre hielo. Imitaba a Javier Fernández, sin éxito y se planteó dejar el patinaje, pero decidió probar en pareja. Ocho años después, volverá a unos Juegos Olímpicos, tras quedar en 13ª posición en Sochi 2014. Esta vez compartirá pista con Olivia Smart y su objetivo será conseguir diploma olímpico.

Pregunta: ¿De dónde viene tu pasión por la danza sobre hielo?

Publicidad

Respuesta: Mi pasión por la danza empezó con 17 años. Volvía a casa de entrenar deprimido porque no hacía triples en el hielo. Sabía que Javier Fernandez podía hacerlos en competición. Empecé a pensar si debía dejar el patinaje. Patrick Capmartin, mi entrenador, conocía al director técnico de una de las mejores escuelas de danza sobre hielo en Francia, Romain Haguenauer. Me comentó que intentara buscar a una chica que quisiera patinar y probar esta nueva disciplina que en España no se había visto. Me sugirió que viera vídeos de Marina Anissina y Gwendal Peizerat, campeones Olímpicos en 2002. No sabía que era posible hacer piruetas y transiciones sin saltar. Contacté con Sara Hurtado que también sabía que le costaba hacer triples, pero le encantaba patinar. Me di cuenta que mi sueño era ir a los JJOO, pero en modalidad de danza.

P: ¿Has renunciado a muchas cosas para poder dedicarte a esto? Porque además, era una modalidad que no existía en España.

R: He renunciado a muchas cosas, mis relaciones con amigos de primaria, secundaria o universidad. Fueron distanciándose porque compartía menos tiempo con ellos. Tantas horas de entrenamientos suponía no ir a fiestas de cumpleaños porque tenía una competición ese fin de semana. A los 18 me fui de Barcelona a Madrid durante 3 años, fue empezar de nuevo. Luego dejé Madrid y me vine a Montreal donde llevo casi 12 años. Entre entrenamientos y competiciones he sacrificado mucho tiempo de estar con mi familia, navidades, cumpleaños, fiestas, vacaciones… Voy por casa dos veces al año, una en navidades y otra en verano. Ese tiempo sin ellos no se puede recuperar. Hay más sacrificios, no siempre puedes comer lo que quieres y tienes que cuidar tu cuerpo para dar lo mejor de ti.

«He sacrificado mucho tiempo de estar con mi familia. Ese tiempo sin ellos no se puede recuperar»

P: Con tu antigua pareja, Sara Hurtado, tuvisteis que emigrar a Canadá para ser élite, ¿os costó mucho?

R: Después de 3 años en Madrid entrenando con John Dunn decidimos que necesitábamos un cambio. Probamos irnos a Inglaterra durante 3 meses, pero las cosas allí tampoco fueron como queríamos. La Federación nos recomendó ir a Montreal con Marie France y Patrice Lauzon. No tenían muchos equipos a nivel internacional, pero les habíamos visto patinar y nos gustó su estilo y calidad de patinaje. Fue difícil acostumbrarse al invierno de Quebec, pero los canadienses son muy simpáticos y nos acogieron sin problemas.

P: ¿Te has planteado alguna vez dejarlo porque no te compensaba?

R: A los 17 años cuando patinaba solo. Durante mi carrera con Sara y Olivia ha habido días en los que no podía más. Me decía “si lo dejo ya todos los problemas desaparecerán”. La realidad es que un mal día lo tiene todo el mundo en cualquier ámbito. Estaría así también si lo dejara, así que aprendí a trabajar en mí mismo.

P: Sara y tú hicisteis historia al convertiros en la primera pareja española en competir en unos Juegos Olímpicos. En Sochi 2014, quedasteis en 13ª posición, ¿qué significó para ti?

R: Esos JJOO fueron pura diversión, sin expectativas y sin presión. Íbamos a competir para disfrutar de la experiencia y aprender. Significó el fruto de muchos años de trabajo y un sueño hecho realidad.

Adrián Díaz Bronchud con Sara Hurtado | Fuente: Instagram Adrián Díaz Bronchud

P: Os separasteis en 2015, ¿te costó mucho encontrar una nueva pareja?

R: «El mercado» de chicos a este nivel es escaso. Cuando lo anunciamos en redes sociales que ya no patinábamos juntos recibí 5 mensajes de chicas de varios países preguntando si quería seguir patinando. Además de si era así, que considerara hacer una prueba con ellas. La primera fue Olivia.

P: Finalmente, encontraste a Olivia Smart, ¿por qué congeniasteis tan bien? 

R: Olivia tenía un nivel alto, una base técnica inglesa como la mía. La edad y la altura son importantes, su experiencia dentro de las opciones que tenía, era la mejor. Ya había participado en competiciones de alto nivel como Europeo y Mundial. En esos momentos estaba viviendo en Detroit, Estados unidos, así que no era muy lejos de Montreal. Vino una semana a probar y a la siguiente ya estaba aquí entrenando cada día. Todo el proceso fue bastante natural y sencillo.

P: En la pista de hielo dependéis el uno del otro, ¿cómo conseguís tener esa confianza dentro de la pista?

R: Después de muchos años de trabajo fuera y dentro del hielo hemos encontrado un equilibrio que día a día es muy llevadero. Incluso los días duros donde estamos muy cansados físicamente o mentalmente, nos ayudamos mutuamente para mejorar y seguir adelante. La confianza se ha conseguido tras años y años de trabajo y de demostrar que estamos ahí el uno para el otro cuando nos necesitamos. El estar en situaciones como la de hace cuatro años que perdimos la plaza olímpica por nada. Salir de ahí juntos, tirar adelante y seguir trabajando no es fácil.

«Hemos encontrado un equilibrio que día a día es muy llevadero. Nos ayudamos mutuamente para mejorar y seguir adelante»

P: ¿Cómo has llevado este camino hacia los Juegos porque Sara encontró a Kirill y solo podía quedar una de las dos parejas?

R: Esta última temporada ha sido la decisiva, ha sido una maratón muy larga. Desde el principio de la temporada, en el que se decidió junto a la Federación y la otra pareja cual sería el criterio para la clasificación de la plaza olímpica ha sido una carrera intensa y muy dura mentalmente. Sobre todo, las tres competiciones que contaban para la clasificación. Decidimos tomarnos cada una de ellas por separado y sin tener en cuenta que era la suma de las tres lo que contaba. El objetivo era ganar todas y quedar por delante de ellos.

P: Junto a Olivia, rompisteis otro récord, quedasteis en 4º puesto en el Europeo, (mejor posición histórica tras Javier Fernández). ¿Cuál ha sido la clave de este gran nivel?

R: Los entrenamientos han sido la clave de esta temporada, no te puedes imaginar lo importante que es el entrenar constante. Practicar cada día lo que quieres hacer en competición. Sea mejor o peor que otro equipo, es muy probable que en competición también acabes haciendo lo mismo. Es sencillo decirlo, pero es la clave y la mayor diferencia entre esta temporada con otras. En cuanto lo entendimos lo demás vino solo.

Adrián Díaz Bronchud y Olivia Smart. | Fuente: Instagram Adrián Díaz Bronchud

P: ¿Cómo afrontas volver a unos Juegos Olímpicos ocho años después?

R: Es otra situación distinta. Esta vez por mi parte no es simplemente una participación, voy a los Juegos con expectativas y buscando objetivos.

P: ¿Cuál es vuestro objetivo en los Juegos Olímpicos?

R: Estamos buscando ese diploma olímpico, así que un top 10 mínimo. Además de dos programas limpios.

«Voy a los Juegos con expectativas y buscando objetivos. Estamos buscando el diploma olímpico»

P: Después llegará el Mundial, ¿qué esperas conseguir?

R: El objetivo del Mundial es quedar top 10 y conseguir la segunda plaza para España.

P: Y luego, ¿qué objetivos te pones a nivel personal?

R: De momento, acabar la temporada y ahí ver las puertas que se abren en la vida. En junio de 2023 tenemos (Madison Hubbell, mi prometida) y yo la boda programada en Barcelona. Faltan muchas cosas por hacer pero aun tenemos tiempo para organizarnos. Tanto ella como yo queremos ser entrenadores de patinaje así que probablemente buscaremos donde poder abrir un escuela de danza.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario