Las islas Lofoten, un archipiélago paradisiaco noruego

0
625
Hamnøy | Fuente: Pixabay
Hamnøy | Fuente: Pixabay
Publicidad

Las Lofoten están compuestas por 2.000 islas, la mayoría deshabitadas

Situadas en la provincia de Nordland, estas islas son conocidas por su belleza natural y su popular actividad pesquera, convirtiéndolas en un destino único para los amantes de la región.

Del archipiélago de Lofoten provienen multitud de imágenes que te puedes encontrar de Noruega. Si bien nunca has sabido de la existencia de estas islas, es probable que hayas visto imágenes de auroras boreales tomadas en alguno de los pueblos que albergan, de su actividad pesquera, o de sus famosísimas cabañas rojas rorbu en los que antaño se hospedaban los pescadores y ahora lo hacen los turistas.

Publicidad

Su nombre procede de juntar las palabras «lo» y «foten», que significan «lince» y «el pie» respectivamente. Este pie del lince se encuentra muy por encima del círculo polar ártico —a 150 kilómetros—, aunque la corriente que proviene del Golfo de México hace que sus temperaturas sean muy suaves en comparación a lo que te puedas imaginar.

Rorbu, típicas de las islas Lofoten | Fuente: Pixabay
Rorbu, típicas de las islas Lofoten | Fuente: Pixabay

Las Lofoten tienen como principal actividad la pesca, sobre todo la pesca de bacalao que se caracteriza por su secado al aire libre. Pero, en los últimos años, la pesca se ha visto desplazada a un segundo plano debido al turismo, que se ha convertido en la principal fuente de ingresos de la región, ya que esta es hogar del paisaje más hermoso a la par que escarpado.

La manera de llegar a ellas desde la Península Ibérica es haciendo escala desde Oslo hasta Bodø, una ciudad a 1.242 kilómetros de la capital y, desde allí, un ferry de aproximadamente unas cuatro horas hasta Reine, centro administrativo de la región.

Los principales pueblos que las componen

A pesar de tener una población de unos 314 habitantes, Reine es uno de los destinos más populares para aquellos que quieren disfrutar de la belleza noruega en todo su esplendor, e imprescindible para quien está de visita por las Lofoten. Este pequeño pueblo de pescadores se encuentra rodeado de pequeños islotes y montes. Es también el lugar indicado para subir al monte Reinebringen y poder disfrutar de las vistas panorámicas que este ofrece.

Vistas desde el monte Reinebringen | Fuente: Wikimedia Commons
Vistas desde el monte Reinebringen | Fuente: Wikimedia Commons

A 9 kilómetros de Reine se encuentra Å, un diminuto pueblo pesquero cuyo nombre coincide con la última letra del alfabeto noruego. Este lugar marca el final (o el principio, según como lo veas) de la Carretera del Rey (E10), la ruta a seguir si estás visitando el archipiélago, pues lo recorre entero.

Posicionándonos de nuevo en Reine, al norte de este lugar se encuentra Hamnøy, el pueblo pesquero más antiguo y pintoresco, y protagonista de la imagen más famosa de las Lofoten, con la que se abría este artículo.

Siguiendo hacia el norte por la E10, y alejándonos cada vez más de Reine, podemos disfrutar de los maravillosos paisajes y vistas que las Lofoten ofrecen, llegando hasta Ramberg. Este centro administrativo de apenas 350 habitantes es conocido por su playa de arena blanca. Otra playa que se encuentra muy cerca (2 kilómetros) es la playa de Skagsanden, en Flakstad.

Playa de Ramberg | Fuente: Flickr
Playa de Ramberg | Fuente: Flickr

Pero hay todavía una playa aún más bonita y desconocida por su lejanía con las anteriores: la playa de Haukland, a media hora en coche de las anteriores. Para llegar a ella hay que seguir por la Carretera del Rey, pasando por lugares como las cascadas de Molneva o el pueblo de Napp. En un desvío de la E10 se llega a Haukland y, con ella, a la playa de la que hablamos, rodeada de montes y hermosos lugares donde poder hacer fotos. A pesar de todo, la mejor manera de disfrutar de esta playa es subiéndose al monte que tiene al lado, el monte de Mannen. Desde aquí se puede ver la región desde lo alto, logrando una instantánea idílica si se toma en el momento del atardecer.

Vistas a la playa de Haukland desde el monte de Mannen | Fuente: Wikimedia Commons
Vistas a la playa de Haukland desde el monte de Mannen | Fuente: Wikimedia Commons

El milagro noruego

Si por algo son conocidas las Lofoten es por su actividad pesquera, que tiene su motivación en el skrei, el bacalao noruego cuyo nombre significa “nómada” en noruego antiguo. Este tipo de pez hace un recorrido desde el gélido mar de Barents hasta el archipiélago, donde llega entre los meses de enero y abril para desovar. Este largo trayecto hace que el skrei desarrolle su complexión física y músculos, lo que se traduce en una carne más jugosa que la hace ser considerado el mejor bacalao del mundo.

Secadero de bacalao | Fuente: Pixabay
Secadero de bacalao | Fuente: Pixabay

Tras la pesca de skrei, las Lofoten se llenan de tendederos de secado de bacalao, unos andamios de madera en los que se cuelga este tipo de pescado durante los meses más cálidos. Este pescado de seco se ha convertido en el mayor producto de exportación sostenida del país, con factorías en localidades como Ballstad o Napp que exportan 55.000 toneladas de pescado al año.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario