Septiembre: el nuevo enero

2
408

El inicio de la rutina motiva a empezar nuevos hábitos tras los meses de descanso

Septiembre se ha convertido para muchas personas, especialmente para los estudiantes, en el inicio del año nuevo. Es en este mes cuando los hábitos y metas regresan a nuestras vidas tras el parón de verano. De esta manera, se ha visto reducida la importancia de enero, que se consideraba el mes de los inicios y cambios.

Publicidad

Leer todos los días, hacer deporte, mejorar la alimentación… Estos son algunos de los propósitos que queremos comenzar y convertirlos en hábitos tras numerosas repeticiones. Pero la motivación al comenzar es escasa y poco duradera. La impaciencia mueve al ser humano. Queremos alcanzar las metas ya. Cuanto antes mejor. Y esto, como todos sabemos, no puede ser así. Se necesita tiempo, motivación y, sobre todo, disciplina.

Leer libro y comer saludable | Fuente: Pexels

La motivación no lo es todo

«Es que no estoy motivado/a». ¿Os suena esta frase? Seguro que sí. Todos la hemos dicho en alguna ocasión. Y es que la motivación no va a estar siempre de nuestro lado. Es necesaria la disciplina y la constancia para conseguir aquello que queremos; llegar a ser aquellas personas que deseamos ser.

Visualizar permite seguir adelante con el objetivo propuesto, pero la pereza nos puede y la procrastinación es nuestra mejor aliada. La procrastinación consiste en no realizar una tarea o acción y posponerla, sabiendo que no nos va a hacer bien. ¿Y así pretendemos conseguir estar en forma o aprender un idioma nuevo, por ejemplo? Así será imposible introducir un hábito en nuestras vidas.

La toxicidad de un hábito

Un hábito consiste en repetir una acción. Tenemos muchos hábitos que realizamos de manera inconsciente: atarte una zapatilla antes que la otra, hacer la cama o mirar el móvil cuando nos despertamos. Son acciones que hemos repetido en numerosas ocasiones y se han convertido en parte de nuestra vida.

Queremos deshacernos de aquellos hábitos que nos hacen mal (o reducirlos al máximo posible) e introducir aquellos que nos hacen bien. No obstante, hay muchos otros hábitos que queremos adquirirlos, no tanto por nuestro bien, sino por intentar ser como otras personas.

How to become that girl es un trend (o tendencia) de TikTok que anima a realizar acciones e introducir hábitos saludables. Intentamos ser como otras personas, alcanzar unas metas e incorporar hábitos que no están adaptados a tu vida. Si eres universitario, no podrás dedicar tanto tiempo a un hábito, pues tendrás obligaciones estudiantiles. Podrás realizarlos de manera moderada y ofreciéndoles el tiempo que consideres adecuado.

Es por ello por lo que este trend ha sido criticado. Se considera una buena manera para motivarte a repetir algunas actividades, no obstante, puede ser tóxico si este no se adapta a la vida de la persona y comienza un sentimiento de culpa y frustración.

La impaciencia, nuestra peor enemiga

Los hábitos están generalizados. Buscamos unos resultados instantáneos y nos comparamos con otras personas que realizan las mismas actividades que nosotros. Sin embargo, cada uno tiene su ritmo y las circunstancias son diferentes. ¿Es acaso todo esto un tipo de competición?

Es imposible ver los beneficios de los hábitos en un par de días y su repetición debe ser constante. Es importante poner fechas y desglosar los hábitos en diversas partes. La frustración no debe acompañarnos. Poco a poco se verán resultados y, en el caso de que no sea así, deberás pensar en el bien que está haciendo en tu vida. Los hábitos no deben agobiarnos. No son una obligación. Los hacemos de manera voluntaria y con la mejor intención: ayudarnos a nosotros mismos. Si un hábito no te hace feliz y no lo disfrutas, no es para ti. Y no pasa nada. Cada persona es un mundo. Aun así, no te rindas. Sigue buscando aquellos que te satisfagan.

En definitiva, es importante tener hábitos y ponernos metas; nos anima a conseguir aquello que nos proponemos y que son buenos para nosotros. Pero se debe hacer de una manera sana y comprensiva con las circunstancias y situaciones que se nos pueden presentar. Esto no nos debe prohibir el ocio ni el descanso, que son fundamentales para conseguir nuestras metas y realizar nuestras obligaciones. Establecer un bloque en nuestro horario para los hábitos será imprescindible para dedicarle el tiempo suficiente y no olvidar el resto de actividades que debemos y necesitamos hacer.

Publicidad

2 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo con este artículo ; tras un verano donde los excesos abundan, septiembre es el mes para tomar rutinas y hábitos. Con constancia todo se consigue. Pues será beneficioso para nuestro bienestar.

  2. Si septiembre es el mes para retomar las rutinas o comenzar nuevas, dejamos atrás los días relajados para llevar una vida más ordenada

Deja un comentario