RTVE, la BBC española

0
417
Sede de RTVE | Fuente: rincondelemprendedor.es

¿Cómo le explicarías a un inglés qué es RTVE? Estoy seguro de que con un simple y conciso “the Spanish BBC” no

Y es que nadie sensato haría la correlación entre la actual Radiotelevisión Española y la Corporación Británica de Radiodifusión. Dos entes públicos tan parecidos en la teoría pero totalmente diferentes en la práctica.

Con medios tradicionales como la televisión en plena decadencia por la entrada de nuevos competidores, RTVE ha sufrido y sigue sufriendo las malas prácticas políticas de los dos partidos que se han ido alternando el puesto en la Moncloa. Tanto progresistas como conservadores han preferido siempre utilizar los servicios de comunicación públicos para su interés ideológico antes que para el bien ciudadano o la transmisión y difusión de la lengua. Y cuando lo han intentado no lo han conseguido.

Publicidad

La injerencia política en RTVE

El objetivo esencial, fundamental y primordial de la televisión pública es ofrecer una información objetiva, imparcial y de calidad fuera de cualquier tipo de interferencias políticas. Sin embargo, desde su liberación del régimen franquista, el ente público de RTVE se ha utilizado para lo mismo en democracia de lo que se hacía en dictadura: adoctrinar, dictar la forma de pensar y actuar de la sociedad, transmitir los prejuicios e ideas de cada ideología…

Propaganda política

Tanto PP como PSOE cogieron desde el primer día la vía fácil de usar el potente y eficaz poder de la radiotelevisión pública para ofrecer un producto de mayor calidad y cantidad ideológica que informativa. Todo ello, claro está, con los impuestos de todos aquellos españoles y españolas que levantan cada mañana este país. Por lo que, RTVE se utiliza para hacer propaganda. Siempre se ha hecho y siempre se hará. La mejor y más útil forma de persuasión política en España es la televisión de “todos los españoles”. Propaganda gratuita, al hacerse con fondos públicos, y eficaz, ya que al ciudadano se le muestra una información fuertemente manipulada sin que él “se dé cuenta”.

La televisión del gobierno

Cualquiera sabe que una televisión se debe a sus públicos no a sus mandatarios. La televisión pública es bien llamada la “televisión del gobierno”, porque lo fue con el gobierno del Rajoy y lo es ahora con el de Pedro Sánchez. Una televisión pública de un país, además, se debe a sus habitantes. Y la televisión pública española ni es pública, porque no pertenece a sus públicos, ni es española porque no pertenece a los españoles. Entonces, ¿para qué sirve la televisión pública en España? Mientras que siga bajo este régimen partidista e ideológico para absolutamente nada, excepto para ser un agujero negro de deudas y entretener de vez en cuando a cada vez menos gente con programas no ideológicos como el fútbol o el archiconocido Masterchef.

La trascendencia internacional de la BBC

Mientras que en España nos repartimos un pastel con la palabra manipulación inscrita entre “rojos” y “azules”, la BBC ha seguido estableciéndose cada vez más como un referente entre todos los países anglosajones y también sobre el concepto global de información gracias a su imparcialidad y objetividad. BBC World News es un medio de referencia a nivel internacional tanto para habitantes de Australia como de Eslovenia. Nadie, más allá de los españoles expatriados, acuden al servicio internacional de RTVE para informarse de las noticias de España, y ni eso.

Crecer y hacer que crezca la lengua en la que comunicas

La radiotelevisión pública española al emitir en el cuarto idioma más hablado del mundo, no puede pecar de público objetivo al destinarse a más de 543 almas alrededor del mundo. Sin embargo, al contrario que la BBC, la RTVE no es un referente entre los países de habla hispana (ni siquiera lo es en España) y menos dentro del concepto global de comunicación. Sin duda, un tren que perdimos, y que nuestros vecinos ingleses sí cogieron, para transmitir y expandir nuestra bella lengua y situarnos como un referente y espejo en el que mirarse a los países de Hispanoamérica y a todo el mundo tanto en rigidez como en calidad y profesionalidad informativa.

O sabes inglés y lees la BBC o en español no vas a encontrar nada

La dura realidad ahora mismo es que, preguntes a quien preguntes, un español que vive fuera de nuestras fronteras echará mucho más en falta los programas de telerrealidad de Telecinco o los programas de entretenimiento de Antena 3 que los programas que emite la televisión pública. Y, por lo tanto, acudirá más a los informativos de estas dos cadenas privadas para ver qué sucede en su patria, porque es lo que veía cuando estaba en España.

Igual ocurre con aquel ecuatoriano o colombiano que busca información objetiva, imparcial y sincera en español sobre todo lo que acontece en el mundo y no la encuentra. Si sabe inglés acudirá a la versión global de la BBC y sino se conformará con los medios ultrapolitizados y con una visión interna y microscópica de lo que acontece en el resto de los países vista desde su propio país. ¿De verdad queremos seguir siendo ese pequeño país lleno de vagos al Sur de Europa o una referencia a nivel mundial?

«The Spanish BBC or Nothing»

La solución está clara. Si los políticos de nuestro país empiezan a comportarse de una vez como lo que son y no como niños de colegio, serán capaces de ponerse de acuerdo para seguir un modelo similar al de la BBC y mirar antes por el bien de la ciudadanía que por su propio interés político en la televisión pública. Aunque la verdad, dudo mucho que lo hagan, ¿acaso alguna vez han hecho eso de mirar por los ciudadanos antes que por ellos?

Sino la otra solución sería dejar caer la espada de Damocles, privatizar la televisión pública o desmantelarla y destinar todo sus fondos a otros asuntos como la sanidad, la investigación o la educación, sin duda mucho más importantes que la manipulación.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario