Más que un juego

0
307
Una mujer pasa por delante de un salón de juego de la empresa Sportium, en el distrito de Tetuán de Madrid | Fuente: elpais.com

Una nueva droga lleva pocos años afectando a los jóvenes

Ni se esnifa ni se fuma, esta droga no entra directamente en el cuerpo, si no que se consume a través de pantallas y ruletas. Es muy fácil acceder a ella, puedes hacerlo en casa o los lugares hechos exclusivamente para consumirla, que se colocan cerca de colegios. Cada día vemos anuncios que nos animan a consumirla. Estos son muy atractivos para los jóvenes, que acuden en masa a estos lugares para consumir esta droga.  

Esta droga es el juego y las apuestas que se han extendido por el sur de Madrid y está teniendo una serie de consecuencias en estos barrios y, sobre todo, en los jóvenes. Estos han cambiado las tardes en el parque por un ocio basado en el azar dentro de un lugar oscuro, donde no hay ventanas y el tiempo parece no pasar.  

Publicidad

Los barrios obreros como epicentro de la epidemia

Los barrios obreros de Madrid han sido el lugar perfecto para que las casas de apuestas se puedan expandir. En barrios como Vallecas, podemos ver calles como la de Pedro Laborde en la que se contabilizan tres locales de apuestas en apenas 300 metros, dos de ellos pegados. Los pequeños negocios son sustituidos por este tipo de locales.  

Pintada en un local de Sportium en Vicálvaro | Fuente: commons.wikimedia.org

Como indican los datos del censo de la Comunidad de Madrid, los distritos de Puente de Vallecas, Tetuán, Carabanchel y Usera son los que mayor número de casas de apuestas tienen. Estos cuatro distritos tienen 160 locales de los 410 que hay en la ciudad.

Esto coincide con que son los distritos con menor renta de Madrid. Carabanchel tiene una renta media de 10.800 euros anuales, Usera de unos 9.400, Puente de Vallecas es de 9.600 euros y Tetuán, se encuentra sobre los 15.000 euros anuales. En cuanto a los barrios que más casas de apuestas tienen son San Diego (Puente de Vallecas), con 18 locales; Vistalegre (Carabanchel), con 16 locales, y Aluche (La Latina), con 14. 

El estudio Locales de juego y apuestas en el municipio de Madrid: distribución territorial y análisis sociodemográfico, presentado por la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid muestra, con un análisis exhaustivo, que los barrios modestos concentran más casas de apuestas. Este informe analiza una gran cantidad de variables para llegar a estas conclusiones.  

Como demuestra el estudio, las zonas con rentas bajas y con una mayor tasa de desempleo tienen un mayor número de casas de apuestas. Además, el nivel educativo de cada zona también es una variable a tener en cuenta para el número de locales.

Las zonas con un nivel alto tienen menos casas de apuestas, y las zonas con menor nivel educativo tienen más. Aunque no es una variable del todo importante, ya que también hay muchos casos contrarios en los que el nivel educativo no influye en el número de locales.  

En cuanto a los espacios donde se suelen colocar estos locales, existe una clara preferencia por zonas comerciales y de gran afluencia de público. Aunque el estudio también hace hincapié en su cercanía con los centros educativos. De los 400 locales que hay en Madrid, 61 están a menos de 100 metros y «casi la totalidad», a menos de 500. Algo que, como indica el estudio, muestra una situación de riesgo.  

La relación de los jóvenes con el juego

Como apunta la periodista Cristina Barrial, “Hay una privatización de la calle, del espacio urbano, una forma de construir la ciudad donde la calle es un lugar de paso, pero no un lugar en el que quedarse”. Añade que “cuando la calle deja de ser un espacio de socialización, las casas de apuesta ocupan ese lugar”. 

La falta de alternativas de ocio, al ser expulsados de parques u otros lugares, lleva a los jóvenes a encontrar en las casas de apuestas un lugar para la socialización. Este aumento del consumo de este tipo de ocio es significativo en los jóvenes, como indican diferentes estudios e instituciones que han analizado esta problemática.

Hombre apostando en un local | Fuente: adictalia.es

El estudio ¿Qué nos jugamos?realizado por el Centro Reina Sofía sobre adolescencia y juventud muestra una serie de datos sobre el problema del juego en España. 

En todas las modalidades de juego que existen, los jóvenes de entre 18 y 34 años suponen el 50 % de personas jugadoras. La inmensa mayoría de jugadores son hombres, suponiendo un 85% en las casas de apuestas y un 67% en los salones de juego. Los salones de juego y las casas de apuestas concentran la mayor presencia de personas de 18 a 34 años, suponiendo un 74 %, frente a las otras modalidades de juego.  

El juego también puede acarrear problemas de adicción y de ludopatía en los jóvenes, que pueden ser propensos a ello, al basar su ocio en esta actividad. Antes de la legalización del juego online, la población menor de 26 años representaba el 0% de los casos de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados, mientras que en la actualidad llega a ser el 44%.  

La Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente establece en un informe de 2019, que la mitad de las personas atendidas en los centros de adicciones sin sustancia eran menores de 33 años. En este caso el 44% de los casos era por máquinas tragaperras y las apuestas deportivas.   

Las medidas que se están tomando 

Ante este problema, el gobierno central y los regionales, han tomado una serie de medidas con el objetivo de frenar esta expansión. El pasado 31 de agosto entró en vigor el Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las Actividades del Juego, impulsado por Alberto Garzón, Ministro de Consumo. Este decreto cambia varios aspectos con relación a la publicidad de apuestas y juego online.  

Alberto Garzón, ministro de consumo | Fuente: flickr.com

En primer lugar, esta publicidad pasa a estar limitada al horario nocturno en radio y televisión. Además, los anuncios no pueden utilizar técnicas publicitarias que muestren el juego como algo que no está sujeto al azar. Tampoco pueden mostrar imágenes en las que se relaciona el éxito social y económico con las apuestas. 

El decreto prohíbe que aparezcan personajes públicos en estos anuncios, además de qué las empresas de apuestas no se pueden publicitar en las camisetas de los equipos deportivos, en los nombres de los estadios ni en las vallas publicitarias. También se eliminan las promociones con dinero gratis para poder apostar. Este decreto también ha incluido medidas para la protección de menores como un control parental y la limitación de estos anuncios en redes sociales y en internet. 

A finales de diciembre la Comunidad de Madrid presentaba un borrador de un nuevo decreto que tiene como objetivo planificar los establecimientos de apuestas en la región, además de frenar la proliferación de estas.  

Este decreto establece que las nuevas licencias no superarán el 1% de las licencias aprobadas el año anterior. También propone limitaciones de distancia entre los locales y los centros educativos, además de delimitar las zonas de gran afluencia de público, en las que no se podrán abrir nuevos establecimientos. Limitaciones que afectarán solo a los nuevos locales que se vayan a construir, sin tocar los que ya existen.  

En cuanto a los locales ya existentes, se les añade nuevos requisitos para renovar la licencia. Que estos no hayan sido sancionados en los últimos cinco años con dos infracciones muy graves de la ley del juego. Otra de la medida es la de prohibir que se muestre contenidos que inciten al juego en la publicidad. 

Fichas y dados sobre un ordenador | Fuente: pixabay.com

La Coordinadora contra las Casas de Apuestas de Madrid calificó de “retroceso” e “insuficiente” este borrador. Esta misma asociación organizó el pasado 24 de octubre una manifestación en el distrito de Usera, a la que se unirían otras organizaciones vecinales de los barrios del sur de Madrid. 

Las soluciones que proponen estas organizaciones son el cierre total de las casas de apuestas físicas y la prohibición de las plataformas online. Además de ello, piden indemnizaciones para las familias que sufren ludopatía, un aumento de los recursos públicos para atender y rehabilitar de las personas que sufren una adicción. Por último, exigen que se proporcione a la población un ocio digno y sin consumo. 

Como conclusión, es muy interesante esta reflexión de la periodista Cristina Barrial. “Reivindicar el pleno acceso de toda la población a recursos de ocio accesibles es necesario, pero no debemos dejar a un lado el imperativo de repensar la calle, el espacio que se han empeñado en catalogar como “público” que no es ni universal ni vivible. Reivindicar una ciudad donde podamos no estar de pasada, sino quedarnos”. 

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario