‘Downton Abbey’, la mansión que no cierra sus puertas

0
206
Castillo de Highclere, Hampshire. Downton Abbey en la ficción | Fuente: Tripadvisor

No hay lugar como el hogar del lujo y la opulencia

Downton Abbey vio la luz por primera vez en 2010. Once años más tarde se espera su segunda película. 

¿Qué hubiese pasado si Jane Austen hubiese visto El secreto de Puente Viejo? Probablemente, Downton Abbey. Escrita por Julian Fellowes, ganador del Óscar por el guion de la película Gosford Park (Robert Altman, 2001), esta serie se ha convertido en símbolo de la ficción de época.

Publicidad

El primer episodio se estrenó en 2010 en el canal británico ITV. En España no fue hasta el año siguiente en el que pudimos disfrutar de la temporada gracias a Antena 3. Así, pudimos ver una serie que seguía la estela de la ficción de los 70, Arriba y abajo. Centrada en una familia aristocrática de una casa lujosa de Londres y los empleados que en ella viven para servir a la familia. De esta forma, Downton Abbey plasma el esquema, pero en este caso se trata de una casa de campo en el condado de Yorkshire. Así, se presenta al espectador la vida de los habitantes de la mansión y cómo encajan en momentos históricos de principios del siglo XX como el Titanic y la Primera Guerra Mundial, entre otros.

Foto promocional de la tercera temporada de la serie con el reparto de la serie | Fuente: Amazon

La serie comienza presentando a Robert, conde de Graham (Hugh Bonneville, Notting Hill, Paddington), quien recibe un telegrama informándole de que el prometido de su hija mayor, Lady Mary (Michelle Dockery, The Gentlemen, Buena conducta), y futuro heredero ha muerto en el hundimiento del Titanic. Todo futuro se vuelve incierto cuando la única opción es un familiar ajeno al lujo de Downton, cuyo destino lleva en sí mismo una lucha entre el deber y el corazón.

La excelencia de una obra maestra

A los anteriormente mencionados, se les unen en el reparto actores y actrices de la talla de Maggie Smith (El exótico hotel Marigold, Gosford Park), Elizabeth McGovern (Érase una vez en América, Falso testigo), Dan Stevens (La Bella y la Bestia, Legión) entre muchos otros. Cada uno de ellos crean el alma de la serie, con unas actuaciones exquisitas, a juego con la ambientación de la época. Un cuadro costumbrista en movimiento que querrás ver con una taza de té no muy lejos de ti.

La crítica la aclamó. «Desde prácticamente cualquier ángulo, Downton Abbey es una casi incomparable obra de arte», alabó Brian Lowry de Variety. «Una obra maestra», puntualizó David Wiegand de SFGATE. Incluso aquella crítica que decía que podría considerarse una copia de Arriba y abajo, Retorno a Brideshard y demás películas y series sobre la clase alta inglesa añade: «[…] Pero hay ocasiones en que una imitación sincera no sólo es mejor que nada; sino casi igual de buena» (Alessandra Stanley, The New York Times).

Maggie Smith y Michelle Dockery como Lady Violet y Lady Mary en un capítulo de la serie| Fuente: Jositomontez

Pues así es. Aunque Antena 3 desplazase a Nova la serie en su cuarta temporada, bajándola de categoría, el público y la crítica habló. Es cierto que las tres últimas temporadas se quedan algo más estancadas. La vida de los Crawley y compañía dejó de ser la montaña rusa que había sido en las tres primeras. Sin embargo, esto le da un toque realista y costumbrista a la serie. Fueron años tranquilos comparados con los anteriores, sobre todo para una familia acomodada. Al final, problemas de gente rica, pero humanos a los que se les coge cariño.

La vuelta a casa

Por otro lado, se ve el efecto que esto tuvo en aquellas personas más necesitadas, como las que formaban parte del servicio. No obstante, un detalle a mencionar de la serie es su punto de vista positivista e idealista. Más allá de sus vidas personales fuera de la casa, los componentes de la familia Crawley se ven como unos jefes buenos. Personas bondadosas, que cometen errores, pero de buen corazón. Algo demasiado perfecto para la época, pero que hace que las lágrimas se escapen en la representación de la camaradería, la amistad y el amor en todas sus formas. Obviamente, soy consciente de que no deja de ser un esquema siervo/esclavo, ya que están allí para servirles. Podría ser una cruda realidad, pero esta visión permite que Downton Abbey sea ese remanso de paz al que volver.

De una forma u otra, la serie atrapa. La serie no te obliga a seguir viendo para saber qué pasa, es el espectador el que vuelve a Downton para reencontrarse con la sensación de bienestar que te envuelve. Así, cuatro años después del final, en 2019, se estrenó la película. La familia Crawley volvía y Downton Abbey abría sus puertas a una celebración muy especial.

Imagen con el reparto del especial navideño de la segunda temporada de la serie | Fuente: Amazon

Seis temporadas y una película hacían parecer que todo estaba dicho. Las vidas de sus habitantes seguirían, pero ya no volveríamos. No obstante, empezaron los rumores de una nueva película. Esos rumores llevaron el pasado 15 de noviembre al primer tráiler oficial de Downton Abbey: una nueva era. La película, que tiene previsto su estreno para el 18 de marzo de 2022, parece que traslada a la familia a Francia en una nueva aventura.

Decisiones por tomar

Dicho esto, si has llegado hasta aquí puedes hacer varias cosas: un favor a ti mismo y ver la serie (Netflix), volver a hacerlo para prepararte para la nueva película y/o emocionarte por la continuación de una de las familias más emblemáticas de los últimos años. Un legado que sigue brillando y emocionando.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario