La desinformación: el peligroso filtro burbuja

0
251
Medición de la

Las claves para entender lo que es el filtro burbuja y su peligro en la sociedad

Así funcionan las burbujas informativas que aíslan intelectualmente a los internautas con la excusa de la personalización en sitios de búsqueda. Es más que un filtro de búsqueda, es extremismo y aislamiento. 

¿Qué son las burbujas informativas?

El término filtro burbuja, o burbuja informativa fue acuñado por primera vez en 2017 por el activista Eli Pariser en su libro El filtro burbuja: Cómo la web decide lo que leemos y lo que pensamos. En este libro se analiza este fenómeno además de las consecuencias del algoritmo que usan las grandes empresas como Facebook o Google para la personalización de la información y la forma en la que la recibimos.

Publicidad

«Una importante investigación sobre los peligros del exceso de personalización. Entretenido y provocador.» The New York Times Book Review

En la era de la posverdad, bulos o fake news, contrastar y verificar la información que recibimos se ha convertido en clave para poder mantenernos informados adecuadamente. Sin embargo, existen varios obstáculos que debemos superar y en los que no debemos caer para errar y difamar información falsa. 

Uno de ellos, y de los que se habla muy poco, son las burbujas informativas. Inconscientemente todos caemos en ellas cuando solo seguimos a gente de nuestra misma ideología en Twitter o solo consumimos contenido de aquellos influencers que más encajan en nuestro perfil. 

«El filtro burbuja es un aspecto importante y a menudo olvidado de la evolución de internet que afecta a todos los que lo utilizamos.» The Economist

Una burbuja informativa trata de eso: de encerrarse en este espacio donde solo somos capaces de ver lo que queremos. Al aislarse del resto de conocimiento intelectual que fluye en la red, estamos poniendo un filtro en nuestro perfil del Big Data, estamos alimentando no solo al algoritmo -que ha creado nuestra identidad en Internet- sino que también nos estamos cegando de la diversidad ideológica que existe. Nos alejamos de otros puntos de vista.

Este concepto es fácil de ilustrar, podemos visualizarlo como una burbuja literal en la que nos encerramos; no podemos relacionarnos con otras burbujas sino que la única interacción que tenemos es la que existe dentro de esta burbuja.

Aislamiento intelectual como consecuencia

Con las nuevas funciones de personalización, el mensaje que nos llega cada vez es más particular, y así sólo vemos lo que según la IA nos gustaría. Es lo que se denomina como “blind spot” o punto ciego, producto de la inminente evolución de los sistemas inteligentes que imponen estos filtros

Encerrarte en tu propio universo ideológico significa que solo ves, lees y oyes lo que quieres ver, leer y oír. Sin embargo, vivir en tu propio mundo supone extremar tus ideas, no escuchar opiniones de la oposición, consultar fuentes informativas de tu misma ideología … así solo se alimenta al algoritmo para que te muestre contenido que te interesa, ya que la ideología opuesta  a la tuya no te interesa, no se te muestra. 

Extremismo y polarización social

Así se introduce en la sociedad el problema de la desinformación y la polarización, los peligros de una sociedad separada en extremos son fatídicos; no solo lleva a discusiones absurdas donde ninguna postura cede, sino que nuestra propia visión se puede ver distorsionada

«El peligro de estos filtros es que crees que estás obteniendo una visión representativa del mundo y realmente no, ni tampoco te das cuenta.» , (Eli Pariser, para The Guardian)

En el libro de Eli Pariser explica cómo estos sitios de búsqueda ofrecen al usuarios los resultados en los que dicho usuario tenga contacto menor con aquellos puntos de vista antónimos a su ideología en la red. De esta manera, los usuarios nos exponemos a ser manipulados y a caer en la desinformación. Lo que a lo largo de la historia ha provocado más de un conflicto.

Así recibimos una muestra de la supuesta realidad, cuando la verdad es que solo estamos viendo lo que el algoritmo cree que queremos ver.

Desconfianza en los medios de comunicación

Cuando la población desconfía de las fuentes comienza este alejamiento de los medios, es entonces cuando las redes sociales se convierten en la principal fuente de los ciudadanos. Preferimos consultar fuentes predominantes a nuestra ideología, porque la información que dan nos parece mejor, cuando la verdad es que solo leemos el Huffington Post porque somos de izquierdas o el ABC porque somos de derechas.

Por eso nos parece que la línea editorial de aquellos medios de ideología opuesta son peores que aquellos acordes con nuestra postura política. Pensamos que estos medios distorsionan la realidad para seguir la línea editorial, y eso nos hace desconfiar del medio por su postura.

Por otro lado, el problema  de la verificación de esa información en las redes sociales, pues cualquiera puede publicar en la red. Consultamos a nuestras fuentes favoritas basándonos en la postura y no en el contraste o verificación, lo que les hace una fuente fiable.

¿Qué pasa con nuestra privacidad en la red?

El debate de la privacidad: ¿hasta qué punto nos ayudan los mecanismos de búsqueda o recabando nuestra información? ¿Realmente nos supone una violación de nuestra privacidad? ¿Nos molesta que Google lo sepa todo sobre nosotros? 

Aunque frecuentemente Google ha sido el principal señalado, no es la única plataforma que se alimenta de nuestros datos. La personalización está por todo nuestro perfil de internauta, basta con que tengas un perfil en las redes sociales más usadas; nuestro Para ti de Tik Tok ya lo dice: PARA TI, específicamente contenido para ti que te puede interesar, si lo comparamos con el Para ti de nuestros amigos veremos claras preferencias en base a nuestros intereses particulares. Toda nuestra presencia en Internet es rastreada para alimentar nuestro perfil.

A algunos no les importa que estas grandes empresas sepan que buscan en Google, pero si la desinformación causadas por rumores, las fake news en Twitter o los bulos de WhatsApp.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario