Entiende las elecciones de Cataluña en 5 minutos

0
446

Ayer se desarrollaron por fin, entre mascarillas y EPI’s, los polémicos comicios del 14 de febrero en Cataluña. En esta jornada electoral, más de cinco millones de catalanes fueron llamados a las urnas para ejercer su derecho al voto y renovar la composición de su parlamento autonómico: Salvador Illa gana las elecciones, el independentismo se hace con algo más de la mitad de los votos, Ciudadanos se descalabra de nuevo y Vox entra en el Parlament. A continuación, te ofrecemos las claves acerca de los resultados, la participación y las posibilidades que el 14-F ha abierto en el horizonte político del país. 

Los resultados

La victoria de Salvador Illa y el sorpasso de Esquerra Republicana

Salvador Illa, representante del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) y exministro de Sanidad, ha sido el candidato más votado en los comicios: con 652.858 votos, traducidos en 33 escaños en el Parlament, parece haberse sucedido el «Efecto Illa» que el CIS vaticinó en su encuesta flash del pasado 6 de febrero: el PSC, que en las últimas elecciones catalanas de 2017 obtuvo 16 escaños, ha estado a punto de duplicar su representación tras aglutinar algo más de 46.000 votos nuevos. Si bien los socialistas son actualmente la primera fuerza política en votos, comparten el número de escaños con la segunda fuerza más votada: Esquerra Republicana (ERC), la agrupación independentista de izquierdas por la que han optado 603.607 catalanes. Tanto la formación de Illa como la de Aragonès estarán representadas por 33 diputados cada una. Con este empate técnico presente, Illa manifestó anoche sus intenciones de presentar su investidura para tratar de convertirse en el nuevo presidente de la Generalitat. Esta mañana Aragonès, en una entrevista para La Ser Catalunya, también ha declarado estar dispuesto a presentar su investidura y a negociar con las formaciones que apoyen «la amnistía y la autodeterminación». 

Pere Aragonès, el candidato de Esquerra Republicana. | Fuente: EFE

Los resultados del bloque independentista

Laura Borràs, candidata del partido independentista de corte liberal Junts (al que también pertenece el eurodiputado Carles Puigdemont), ha cosechado 568.002 votos, quedando en tercer lugar. Junts, pese a sufrir por primera vez el sorpasso de ERC y perder el liderazgo, por muy poco, del bloque independentista, contará con 32 diputados en la cámara baja de Cataluña. El rival más próximo ideológicamente a la formación de Borrás, el Partit Demòcrata Europeu Català (PDECat), que en estos comicios se ha presentado por primera vez en solitario, ha quedado fuera del Parlament. El candidato de este partido heredero de la histórica Convergencia Democrática de Cataluña, David Bonvehí, ha recibido 77.000 votos, una cifra insuficiente para tener representación en la cámara baja. Para terminar el repaso a los resultados de las formaciones independentistas, cabe destacar que la formación de extrema izquierda Candidatura d’Unitat Popular (CUP) ha pasado de tener 5 escaños en 2017 a alcanzar los 9 diputados, después de haber perdido algo más de 6.000 votos.

Laura Borràs, candidata de Junts. | Fuente: El Viejo Topo

La entrada de Vox y la bajada de Ciudadanos 

La extrema derecha de Vox irrumpe en el Parlament con 11 diputados y se convierte en la cuarta fuerza política de la comunidad. Los 217.883 votos que ha recibido la lista encabezada por Ignacio Garriga hacen que Vox encabece en Cataluña el bloque de centro-derecha ya consagrado a nivel nacional, ante los modestos resultados del Partido Popular (pierde un escaño con respecto a 2017 y se queda con tres representantes) y el descalabro de Ciudadanos: el partido que ganó las anteriores elecciones autonómicas y que obtuvo más de un millón de votos (1.109.732) y 36 diputados ha percibido, en esta ocasión, menos de una quinta parte de los votos (157.903) que le granjearon tan buenos resultados en 2017. La formación naranja, encabezada en Cataluña por Carlos Carrizosa, ha perdido 30 asientos en el Parlament, y con 6 diputados parece haber repetido, a escala autonómica, los desastrosos resultados del 10-N. En Comù Podem, la plataforma autonómica catalana de Unidas Podemos, pese a haber perdido cerca de 60.000 votos con respecto a las anteriores elecciones, ha salvado los muebles, pues ha conseguido mantener los 8 diputados que ya obtuvo en 2017. Se trata de un resultado predecible para la formación liderada por Jessica Albiach que, sin embargo, no ha conseguido ocupar en el ámbito catalán el espacio que sí ocupa a nivel nacional.

Carlos Carrizosa, líder de Ciudadanos en Cataluña. | Fuente: El Periódico

¿Quién va a gobernar en Cataluña?

Una vez celebradas las elecciones, se abre un plazo de 20 días en el que se constituirá el nuevo parlamento. Después de esto, el nuevo presidente o presidenta de la cámara tiene 10 días para elegir al candidato que se enfrentará a la votación de investidura, en la que tendrá que obtener, por parte de los 135 diputados que conforman el Parlament, los votos a favor suficientes para construir una mayoría absoluta («la mitad más uno», es decir, 68 votos a favor) o una mayoría simple («más votos a favor que en contra»). Salvador Illa y Perè Aragonés son los dos líderes que, por el momento, han manifestado sus intenciones de dar este paso. Aunque las formaciones políticas aún tienen que dialogar y negociar, se barajan principalmente tres escenarios. Del más probable al más improbable:

Coalición entre ERC y Junts a favor de la independencia

ERC (33 escaños), Junts (32 escaños) y la CUP (9 escaños) alcanzarían una mayoría absoluta con 74 votos a favor si los diputados de las tres formaciones se pusiesen de acuerdo. Sin embargo, las diferencias ideológicas entre la CUP y los otros dos partidos hacen que esta opción sea bastante improbable. Sin embargo, hay bastantes posibilidades de que suceda lo mismo que ocurrió en 2017, cuando Quim Torra, candidato de la coalición Junts per Catalunya, fue elegido presidente de la comunidad por mayoría simple gracias a los votos a favor de Esquerra y a la abstención de la CUP. Entonces se conformó un Govern de coalición presidido por Torra con Aragonès como vicepresidente y con miembros de Junts per Catalunya y ERC ocupando las diferentes consejerías.

Sin embargo, esta vez parece que será el candidato de ERC, Aragonès, quien se presente a la investidura, por lo que probablemente Laura Borràs, de Junts, asumiría el puesto de vicepresidenta en un hipotético gobierno de coalición de corte continuista. Cabe destacar el peso simbólico que tendría un Govern independentista que ha aglutinado, por muy poco, más del 50% de los votos (51,7%). 

Quim Torra y Pere Aragonès en el Parlamento de Cataluña. | Fuente: Eleconomista. es

Repetición de elecciones

Los resultados de estas elecciones han hecho qué mas grupos que nunca, 8, hayan accedido al parlamento catalán. Sin embargo, la llave para gobernar en Cataluña responde a dos fórmulas: la del bloque independentista mencionado anteriormente (ERC, Junts y CUP) o la del bloque de izquierdas conformado por el PSC, En Comú Podem y Esquerra, del que ya ha hablado en este diario mi compañero Miguel Hernández. Teniendo esto en cuenta, Esquerra tendría que optar por uno de los dos caminos. Aunque el documento que las fuerzas independentistas firmaron hace unos días parece imposibilitar esta fórmula, Junts y ERC no tienen por qué ponerse de nuevo de acuerdo, y ambos podrían forzar unos nuevos comicios con la esperanza de imponerse con más soltura el uno sobre el otro.

Sin embargo, es difícil que las formaciones opten por este camino, teniendo en cuenta la actual situación sanitaria y la posibilidad de que en unas nuevas elecciones la participación caiga aún más y de que el independentismo pierda la ajustadísima mayoría de votos que ha obtenido.

Tripartito de izquierdas

En este escenario, de lejos el más improbable de los tres, ERC, PSC y En Comú Podem aportarían 74 votos para construir un gobierno de coalición de izquierdas en Cataluña. El veto a Illa aún existe teóricamente, pero un acercamiento a nivel nacional de ERC con el Gobierno de Coalición, y unas posibles concesiones a los republicanos, podrían alimentar esta posibilidad.

La participación

Con un 53,8% de participación, los comicios autonómicos del 14 de febrero de 2021 se configuran como la cita electoral autonómica con menos participación de la historia de Cataluña. Si en 2017 la participación alcanzó el 81,97%, parece que la actual situación de bloqueo político, el hartazgo y la situación sanitaria han provocado que casi la mitad de los catalanes hayan decidido quedarse en casa y no ejercer su derecho al voto. Sin embargo, este año, más que nunca, los catalanes han ejercido el derecho al voto desde casa: el uso del voto por correo, al que han recurrido 265.647 personas, ha batido un récord histórico, y ha aumentado en un 277% con respecto a 2017, cuando 78.872 personas optaron por este método.

 

Publicidad

Deja un comentario