‘Aquitania’: el asesinato que dio luz a Europa

0
558

Análisis de Aquitania, el thriller histórico que precede a un continente

Eva G.ª Sáenz de Urturi terminó el libro en pleno confinamiento y dejó atrás el penúltimo día de la guerra. Meses después se alzó con el Premio Planeta. Aquitania es una inmersión en un tiempo pasado donde los hilos que movían la historia todavía se balanceaban a merced de los secretos que callan las paredes de un palacio. Veneno de rana amarilla, águila bicéfala y corazón de mantícora.

Publicidad

El argumento explora los entresijos de una década en la que Eleanor busca respuesta a las incógnitas que rodean la muerte azul de su padre y duque de Aquitania, Guilhem X. Las noticias de dos heraldos cambian el destino de la joven y, durante doce años, la nueva duquesa se guiará por aquellos tres sentimientos que acaso mueven a las personas: amor, miedo y venganza. El sendero hacia la verdad inicia con un silencioso plan que persigue un pasado tan oscuro como desconocido de falsas identidades, mentiras y medias verdades. Los siguientes años verán a Eleanor consumar matrimonio con Luy VII El Joven, de la dinastía Capeto, y ser consorte de la corona francesa. Desde Vitry la Quemada hasta la Citté, desde Aquitania hasta Tierra Santa. El periplo de una reina, para algunos maldita, que jamás olvidó sus raíces.

Composición

La obra está estructurada en cuatro partes que conforman un total de 64 pequeños capítulos. Su transcurso hace recordar a la saga Canción de Hielo y Fuego, de George R.R. Martin. En esa línea, Aquitania se concibe bajo el concepto de novela coral en pos de una conexión entre los diferentes narradores y, por consecuente, sus respectivos motivos e inquietudes. Observamos el paso de la historia en los ojos de tres personajes: Eleanor, Luy y el Niño. Esta decisión por parte de la autora genera en el lector un conocimiento más amplio del contexto y permite incorporar saltos temporales que resultan muy útiles a la hora de cerrar la trama. Sin embargo, y a diferencia de los libros de Juego de Tronos, esta novela carece de fantasía.

La obra de Sáenz de Urturi está apoyada en la vida de personajes reales y hechos que realmente acontecieron, alterados en la medida que lo exige la literatura. “Al narrar novela histórica hay un momento en que la trama literaria siempre se separa, por necesidades narrativas, de los hechos y las fechas históricas. Todas las licencias creativas han sido tomadas de manera consciente al servicio siempre de la libertad que impone la ficción”, explica la autora en una nota al final del libro. La organización y disposición de los hechos, sumados al lujo que permite la incorporación de la leyenda negra medieval, componen una lectura tan rápida como adictiva.

Soy Eleanor de Aquitania, tengo trece años. Demonios disfrazados de mensajeros afirman que mi padre acaba de morir en circunstancias insólitas durante su peregrinaje a Compostela…

Estilo de la autora

Uno de los puntos fuertes de la novela reside en la capacidad de Sáenz de Urturi para ambientar espacios y personajes acorde a la realidad del siglo XII. La tarea de investigación, detallada al final del libro en una rica bibliografía, constituye el punto de partida de Aquitania. El lector siente como propias las diferencias entre el norte y el sur del país; uno tan frío y otro tan vivo. Manjares propios de la época, costumbres desaparecidas o relaciones reales entre personas de apellido importante. El contexto de la primera mitad del siglo XII, entre 1137 y 1149, es el caldo donde todos estos ingredientes encuentran un sentido propio. Esta gran labor documental se suma a unas descripciones más sensoriales que explicativas. La apuesta de la autora tiene como resultado la creación de un universo tan comprensible como sensitivo que invita al lector a que, desde la distancia temporal, forme parte de él.

Sáenz de Urturi hace gala de un estilo claro y sencillo, de frases cortas y amplio vocabulario medieval. Cabe destacar la particularidad de los diálogos y monólogos, caracterizados por la dualidad -humana- entre las palabras pronunciadas y las que guarda el pensamiento. Las conversaciones de dos o más interlocutores cumplen un respeto y educación propios de la época, mientras que las reflexiones hacia sí mismos de los personajes-narradores poseen un carácter más directo. Sin nada que aparentar, pero con mucho que decir.

Conclusión

Aquitania relata una época histórica en torno a un asesinato. El misterio y la intriga juegan un papel vital en el transcurso de la obra. La organización coral crea la tela de araña que une un sinfín de coincidencias bajo la ambientación perfectamente lograda con el estilo de la autora. El trasfondo histórico aporta veracidad y sirve como telón de teatro para culminar una de las mejores novelas históricas de los últimos años.

Era verano, lo sé. El cielo ardía, lo sé. Mas cayó sobre nosotros una ligera nieve negra. Espantosa, silenciosa, eran las cenizas de los muertos. El viento del sur nos las traía. Y quemaban […]

Publicidad

Deja un comentario