Un campeón deshilachado

0
359
Fuente: Commons.wikipedia

El Atleti de Simeone no tuvo ninguna opción ante la máquina red

La derrota en Anfield escenificó la dura realidad del vigente campeón de España, un equipo inseguro, sin ideas y muy lejos de los grandes equipos de Europa.

Desde la llegada de Klopp a Anfield, pisar el emblemático estadio ‘red’ supone toda una tortura para cualquier equipo que quiera conquistar aquellas tierras. Y es que el “general” alemán plantea cada partido como si fuera una auténtica batalla en la que se debe someter al rival hasta dejarlo totalmente abatido y sin respuesta.

La batalla comenzó en la sala de prensa. Los pequeños, pero educados ataques al conjunto rojiblanco por parte del entrenador del Liverpool, no solo sirvieron para calentar el partido (algo positivo para sus intereses), sino que advirtió delante de todo el mundo que le estaba escuchando, que su sed de venganza por lo que había pasado en ese mismo estadio un año y medio antes, era insaciable.

Publicidad

Lo estaba deseando, era su momento y era perfectamente consciente de que, como dijo aquel «para ganar la guerra, es necesario perder una batalla».

Comenzó el encuentro, y con él, la catástrofe. Klopp salió con todo su arsenal, sin esconderlo, sin ningún tipo de prejuicios. Acoso y derribo desde el primer minuto. Simeone, preso de algo de ingenuidad y de un aire de positivismo, pensó que si el partido seguía el mismo recorrido que en el Wanda, la guerra podría acabar en tablas.

“Klopp salió con todo su arsenal, sin esconderlo, sin ningún tipo de prejuicios. Acoso y derribo desde el primer minuto”

Solo bastaron veinte minutos para ver cuál es la realidad de los “guerreros” del Cholo. Una defensa que, si no fuera por el mejor escudero del mundo (Oblak), diríamos que es una completamente distinta a la que ganaba campeonatos hace tan solo unos meses; un centro del campo sin ideas, sin opciones, superado, desdibujado y una artillería, que ante tanto acoso, no tuvo más remedio que bajar al barro para evitar la humillación.

No hay otra manera de describir lo sucedido. La expulsión de Felipe (más allá de ser justa o no) con dos a cero en contra y el horrible momento de forma que vive Mario Hermoso son reflejo de la impotencia, de la inferioridad manifiesta ante el mayor espectáculo de fútbol total que se ha visto por parte de un equipo en mucho tiempo.

Fuente: Flickr.com

Fue la primera vez en diez años de ‘religión cholista’ que el Atlético de Madrid ha dado un encuentro por perdido a los veinticinco minutos. Ver al campeón de España luchando, ya no por la supervivencia (algo en lo que es experto Simeone) sino por evitar una humillación, es una imagen absolutamente terrorífica.

Pese a todo y gracias a que las balas rojas no tuvieron su día, el equipo pudo salir vivo, pero la hemorragia interna que tiene en estos momentos el Atlético de Madrid es cuanto menos preocupante.

“Fue la primera vez en diez años de ‘religión cholista’ que el Atlético de Madrid ha dado un encuentro por perdido a los veinticinco minutos”

Ante esto, Diego Pablo Simeone tiene dos opciones: la primera es encontrar de nuevo, el mejor momento de todos los futbolistas y volver a la idea que tan bien le funcionó el año pasado y que ha ido perdiendo con el paso de las jornadas; y la segunda, ya explorada en alguna ocasión, es la vuelta a los orígenes.

Nada como un golpe duro para reiniciar el disco y volver a dibujar su 4-4-2 infranqueable pero efectivo. En definitiva, un paso atrás, de rendición, una medida de retroceso y de frenada en seco ante tantos problemas.

Por que sí. Klopp se tomó su venganza. Año y medio después, el camina con paso firme hacia su segunda Champions y deja a su máximo rival español totalmente deshilachado.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario