La nueva masculinidad coreana choca con el ejército

0
316

La masculinidad en Corea desestabiliza parte de la sociedad

Corea es un país que ha vivido numerosos cambios en estas últimas décadas gracias sobre todo al K-pop y a los K-dramas, lo que ha afectado directamente al concepto de masculinidad del país. Esto ha causado estragos en sectores como el ejército, que han llevado al gobierno a modificar el servicio militar vigente.

¿Cómo ha evolucionado la sociedad coreana?

Mujeres bailando con el traje tradicional coreano | Fuente: Pixabay

Corea del Sur ha sufrido muchos cambios desde la guerra de Corea (1950-1953). Tras esta, el país cerró sus puertas a los países exteriores y se dedicó a aumentar la riqueza nacional a la vez que estableció un rígido sistema de servicio militar. En las décadas posteriores, Corea se propuso aumentar su economía, industria y calidad de vida. De este esfuerzo salieron grandes multinacionales por las que el país sería mundialmente conocido como Samsung, LG o Hyundai. Esto duró hasta mediados de la década de 2010, pues fue cuando las bandas más conocidas del K-pop debutaron y los k-dramas arrasaron en internet. Después de este momento, Corea comenzó a ser conocida por estos fenómenos, protagonizados en su mayoría por hombres de apariencia perfecta. Esto modificó por completo la sociedad del país. El desarrollo comenzó a afectar a sectores como el ejército, por lo que ha comenzado a ser un tema polémico dentro de las fronteras coreanas.

¿Cómo ha evolucionado la masculinidad?

Justo después de la guerra antes mencionada, el país requería de hombres patrióticos y afines al ejército para levantar la moral nacional, por lo que el estereotipo de referencia era el del ‘hombre guerrero’ dispuesto a darlo todo por Corea. Esta forma de masculinidad duró hasta la llegada al gobierno de Park Chung-hee a principios de los 60, donde las preferencias cambiaron. Se empezó a valorar más lo que cada uno conseguía por el país, que el amor que profesaran por él. Por ello, la imagen de un hombre exitoso en su carrera militar o económica fue tomando relevancia. La idea del hombre perfecto fue evolucionando poco a poco hasta que entre los 80 y 90 lo ideal era llevar los trajes y relojes más caros que te pudieras permitir, pero nunca perdiendo ni la fuerza física ni la de espíritu.

No fue hasta mediados de los 90 que la imagen del hombre coreano se empezó a alejar de la fuerza y se empezó a acercar a la sutileza que hoy en día tiene. Este cambio se dio gracias a la aparición de la boyband Seo Taiji and Boys, que se alejaba de los trajes y objetos de valor, cantaba solo para los jóvenes y preparaba coreografías. El debut de la banda se sumó al fin de las restricciones comerciales impuestas por Corea al final de la guerra, por lo que los productos japoneses empezaron a entrar en la región. Cuando esto sucedió, el país no se imaginó que uno de los productos nipones que más jóvenes consumirían serían los mangas del género Shojo. Un género con protagonistas masculinos de tendencias estéticas andróginas, muy alejados de los rígidos esquemas de masculinidad del momento, que empezaron a influir en la estética de las nuevas generaciones.

Grupo de K-pop D1ce | Fuente: Wikimedia Commons

Este estilo fue ganando popularidad y sufriendo pequeñas modificaciones durante los siguientes años hasta llegar a la actualidad donde el coreano ideal supera el metro ochenta, es de hombros anchos, tiene abdominales, utiliza productos tanto de cuidado facial como de maquillaje para tener una piel perfecta, cuida mucho su estilo de vestir y se tiñe el pelo de colores fantasía si quiere destacar. A estos hombres se les denomina kkonminam, un término que une las palabras flor y hombre hermoso sin ninguna connotación femenina. Se puede saber que este estilo también está motivado por la fuerte presión de la sociedad coreana para alcanzar la perfección y por el ‘qué dirán‘. Tan preocupados están que desde 2011 Corea registra el mayor número de consumidores de cosméticos masculinos, siendo el 21% de los consumidores globales.

¿Qué pasa con el servicio militar?

Corea del Sur es uno de los países que a día de hoy siguen en guerra, en su caso con Corea del Norte. Por lo que ambos países siguen entrenando a sus ejércitos para estar preparados en el supuesto de que el otro país atacara. En el caso de Corea del Sur, una de las medidas preventivas contra el posible ataque es el servicio militar obligatorio, al que todos los varones coreanos de entre los 18 y 28 años deben acudir. Durante este servicio, los jóvenes se someten a un duro entrenamiento tanto físico como mental del que salen preparados para ser llamados a filas en cualquier momento en caso de emergencia.

Un grupo del ejército coreano entrenando | Fuente: Wikimedia commons

Este servicio en un principio duraba 3 años, en los que se les aislaba involuntariamente del resto del resto del país y su mundo pasaba a ser una microsociedad militar. En esta sociedad los móviles están prohibidos, los horarios son muy estrictos, el descanso casi no existe y el salario es de unos 126€ mensuales. Dado al descontento de los jóvenes por este largo periodo de entrenamiento que les hacía perder parte de sus años de juventud, el país se vio obligado a reducir el tiempo a 2 años y seguidamente a año y medio. Además, con la ley de 2019, subieron los sueldos a 336€ mensuales y se permite el uso de móviles durante una restringida franja de tiempo que hace posible que se comuniquen con sus seres queridos.

¿Dónde está el problema?

Las nuevas generaciones están viendo que el mundo avanza con un rumbo que no es el de la guerra de armas y que las nuevas profesiones y las nuevas formas de relacionarse no congenian con el sacrificio que supone este entrenamiento, por lo que cada vez se vuelven más reacios a asistir por voluntad propia al ejército. Además, la sociedad coreana cada vez se está haciendo más famosa a nivel mundial, y no por la calidad en el sector automovilístico, informático o naval; si no por el k-pop y los k-dramas. En estos sectores las personas individuales son importantes y si un actor o cantante querido debe dejar todo durante casi dos años para servir a su nación, esto ocasionará la pérdida de la fama de él y la pérdida de una cuantiosa suma de dinero para Corea.

Por ello, en estas últimas décadas se ha implementado un sistema que hace que las personas más destacadas en ciertos ámbitos puedan reducir el servicio a tres semanas de entrenamiento y 544 horas de servicios sociales. Ante el recibimiento positivo de esta propuesta, el sector del gobierno más progresista se ha dedicado a proponer cada vez más campos en los que implementar este trato especial, como a los idols de K-pop. Pero a la parte conservadora de Corea se muestra reticente a estas ampliaciones, ya que piensa que estas actitudes debilitan el país, dan más oportunidades al país vecino de atacar y dan un trato preferencial a personas que no deberían tenerlo, ya que defienden que los deberes de los coreanos son los mismos para todos. En la actualidad se está discutiendo las condiciones de estos tratos especiales con propuestas como la de aumentar el rango de edad con la que estos personajes se pueden presentar al ejército en vez de reducirlo. Debido a la pandemia, esta polémica se ha visto relegada a un segundo plano en la política coreana, pero en cuanto pase, el tema volverá a estar abierto a discusión.

Fuente de la imagen destacada: Pixabay

Publicidad

Deja un comentario