La mirada de Ángeles Santos

1
817
Autorretrato, Ángeles Santos | Fuente: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Analizamos el mundo de Ángeles Santos 110 años después de su nacimiento

Hace 110 años, un siete de noviembre de 1911, nacía en Portbou (Gerona) Ángeles Santos Torroella. Esta pintora española de la Generación del 27 regaló al mundo una mirada artística crítica y vanguardista a través de obras como El mundo o La tierra.

Publicidad

Infancia

Nacida en Portbou, hermana mayor de ocho e hija de Julián Santos Esteban y Aurelia Torroella, recorrió a lo largo de su infancia (1914 a 1920) gran parte de España debido al trabajo de su padre, lo que le hizo ver distintas perspectivas desde bien pequeña.

Inició con 14 años su camino en las artes cuando obtiene en Ayamonte (Huelva) premios en las asignaturas de dibujo, mostrando así su gran capacidad a su círculo cercano. Con la guía del profesor italiano Cellino Perotti comienza a realizar estampas italianas y francesas. Sigue su formación con la elaboración de retratos familiares como el de Tía Marieta o Autorretrato y va evolucionando considerablemente hasta elaborar su obra cumbre con apenas 18 años. 

Juventud

Aunque ya empezó a ser reconocida por la crítica en el Salón de artistas Vallisoletanos de 1928, el momento de despegue queda enmarcado por este cuadro que le lleva a participar en el Salón de Otoño de Madrid de 1929 donde es reconocida por los artistas más protagonistas de la época como Lorca, Gómez de la Serna, Jorge Guillén o Juan Ramón Jiménez.

Esta fama le llevará a que en el X Salón de Otoño de Madrid cuente con una sala de exposición solo para ella. Fue el principio de un largo tiempo de reconocimiento por Berlín, París y Copenhague donde se le enmarca en el surrealismo y expresionismo más vanguardista. 

En 1930 es ingresada por su familia en un sanatorio mental durante un periodo de un mes y medio: “Estaba nerviosa y solo me apetecía llorar. No sabía lo que quería”,  según nos contaba en la entrevista realizada por Núria Rius Vernet. Fue comentado por Gómez de la Serna (algunos estipulan que tenía sentimientos por ella) en La gaceta literaria. Así salen a la luz obras como Alma que huye de un sueño.

Adultez

Conocerá entonces en 1935 al que posteriormente pasó a ser su marido en 1936, Emilio Grau Sala, pintor que influiría en su obra posterior a la Guerra Civil. Vivió los años más duros de la posguerra con sus padres en Huesca donde nació su hijo Julián. Más tarde, en 1965, después de unas cuantas exposiciones de forma ocasional, como el VI Salón Femenino de Arte Actual en 1967, se muda a París con su marido donde continúa su recorrido artístico.

Así fueron pasando los años, pero Ángeles nunca dejó de pintar de forma definitiva, aunque su presencia se fuera diluyendo por la maldición de las artistas olvidadas y por la suavidad que empezó a caracterizar su lenguaje artístico. 

Obra

Su estilo le llevó a destacar desde sus inicios. Influenciada por Goya, Gutiérrez Solana o Joan Miró, llenó el arte vanguardista español de auténticas obras maestras.

Etapa realista

La tía Marieta

Tía Marieta (1928), óleo sobre lienzo, Ángeles Santos | Fuente: Manuel Torras (pinterest)

La protagonista de este retrato en óleo sobre lienzo no es otra que su tía abuela María Torroella Cardoner, hermana del abuelo materno de Ángeles, Rafael. Fue elaborado en la etapa pictórica más inicial de la artista, concretamente mientras se encontraba de veraneo en Portbou en 1928, con tan solo diecisiete años sobre sus hombros. La figura, colocada en el centro de la obra, se encuentra tejiendo con una expresión muy conseguida por medio de un detallismo total. Este se ve ejemplificado incluso en las pequeñas arrugas del rostro o en el realismo de las manos. Cubierta de pies a cabeza por la vestimenta negra es enmarcada en una oscura sala donde el punto de luz viene desde la ventana que se encuentra a la derecha (desde nuestro punto de vista).  

Siempre dibujaba antes de pintar, algo que se percibe en la pincelada suelta, pero detallada, de la que se caracteriza la obra. También goza de un tratamiento excepcional de los pliegues del vestido para su temprana edad que realza una vez más el realismo de la obra. Sin embargo, y aunque le dé una clara importancia a la figura central, no deja el fondo, que le acompaña desprovisto de técnica. 

Se percibe la mirada aún dulce y tierna de la pequeña Ángeles, la cual se desprendería pronto de este formato para sacar a la luz otro tipo de sentimientos.

Calle Alonso Pesquera (calle de Valladolid)

Arte en Valladolid: ÁNGELES SANTOS TORROELLA (1911-2013). Historia de una pintora surrealista "vallisoletana"
Calle Alonso Pesqueras (Calle Valladolid) (1929), Ángeles Santos | Fuente: artevalladolid

Desde la perspectiva de una Ángeles adolescente vemos, como si fuéramos sus propios ojos, las vistas de la calle desde su casa a través de un color sepia. Se trata de un cuadro realista, pero menos minucioso que el anterior. Aún así destaca como de forma sutil comienza a enseñarnos cómo ve ella el mundo. Es un óleo sobre lienzo de pequeñas dimensiones donde trabaja la perspectiva en exterior, totalmente conseguida. Los personajes, aunque escasos, son bastante representativos, pues vemos el choque social entre el niño descalzo y el perro bien cuidado o la señora y la criada. 

Etapa vanguardista

Un mundo

Un mundo (1929), óleo sobre lienzo, Ángeles Santos | Fuente: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Obra cumbre que la condujo a estar en el punto de mira del panorama artístico en 1929. Se trata de un óleo sobre lienzo de grandes dimensiones (3 x 3 m) que estuvo realizando a lo largo de dos años y que actualmente se encuentra expuesto en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía en Madrid. No utilizó ninguna referencia pictórica para elaborarla más que el uso del cubismo en la forma de representación del mundo. Aún así es cierto que tomó como hilo conductor un extracto de Alba, un poema de Juan Ramón Jiménez, del que se proclamaba lectora fiel:

«Vagos ángeles malvas

 apagan las verdes estrellas.

Una cinta tranquila 

de suaves violetas

 abrazaba amorosa 

a la pálida Tierra»

Así fue desarrollando todo un entramado de personajes que protagonizan este cuadro, que sin duda despierta sorpresa e inquietud. Influenciada por el realismo mágico de Franz Roh, retrata figuras andróginas (que son más cercanas a lo femenino) que iluminan el sol y las estrellas por medio de teas. El imaginario al que nos lleva la artista por medio de los colores oscuros y las expresiones surrealistas estremece al espectador, que no puede imaginar cómo una chica de tan temprana edad (18 años) ha podido plasmar ese aura tan específica. Adelantándose a su época consiguió la admiración de todo el que le rodeaba.

En cuanto a la composición y los detalles incrustados en la misma vemos como en el interior de ese cuadriculado mundo se desarrollan multitud de acciones. Desde el viaje de un tren en marcha o el de un velero, hasta gente yendo hacia la iglesia o el cementerio, jugando a un partido de fútbol e incluso dentro de sus casas realizando acciones concretas. El mundo sigue girando mientras se ve cómo las almas ascienden. Estas funcionan como la transición entre las dos perspectivas que representa, lo terrenal y lo celestial (que no tiene ninguna referencia católica). En la esquina inferior derecha se encuentran nuevamente estas figuras tan peculiares, pero con los ojos cerrados y con niños en su regazo, las madres de los espíritus. Dos de ellas están tocando instrumentos.

Plasmó, en un lienzo que acabó quedándose pequeño, todo lo que hasta ahora había reflexionado. Sin una formación muy extendida enseñó al mundo su talento y sus miedos.

La tierra

 

La Tierra' de Ángeles Santos - PressReader
La tierra (1929), óleo sobre lienzo, Ángeles Santos | Fuente: blocdejavier


Terminado en 1972,
La tierra, retrata de forma esquemática la visión de la artista una vez más. Con las piedras, que según la propia autora evocan a un poblado primitivo, y la conexión del color rojo con las mujeres y el verde con los hombres, vemos distintas acciones. Dichas acciones representan todo aquello que puede ocurrir en el mundo, desde el amor hasta la muerte. 

Por el ángulo en el que se encuentra pintado el espectador, tiene la sensación de estar viendo las acciones desde un lugar lejano en las alturas, algo que lo hace aún más original y que lleva a la reflexión. 

De esta etapa cabe mencionar otras grandes obras como pueden ser: La tertulia o Alma que huye de un sueño. Esta última transmite todo ese vacío que Ángeles sintió en una de sus peores etapas, cuando ingresó en el sanatorio mental. Mediante esas figuras fantasmales quedó en claro la enorme tristeza que sentía la artista.

Creadoras surrealistas - PressReader
Alma que huye de un sueño, Ángeles Santos | Fuente: Elojocacodilato

Última etapa

Tras el duro bache que sufrió, la Guerra Civil, el nacimiento de su hijo Julián, la posguerra y la lejanía de su amado, Ángeles evolucionó hacia una pintura más sosegada, tranquila y limpia. Volvió a los retratos, pintó también paisajes, tanto montañosos como marítimos, cambiando así su lenguaje artístico

Conclusión

Ángeles Santos se trató de una artista visionaria y adelantada tanto a su edad como a su época. Dio una lección a aquellos que no hacían más que infravalorar a las mujeres artistas pasando por 66 exposiciones de arte. Con una enorme humildad y con una formación artística rural consiguió sorprender a todo el que quiso, solo con enseñar su mundo interior. Hace 110 años de su nacimiento, ocho años desde que nos dejó, pero sigue más presente que nunca en el imaginario de la vanguardia española más surrealista. Aún siendo ridiculizada por su temporada en el sanatorio o por su cambio en el registro artístico consiguió seguir pintando hasta su fallecimiento. Hoy la recordamos como la gran artista y mujer que fue, agradecidos a ese “cuadrado mundo” que nos la pusiera en nuestro camino.

Publicidad

1 Comentario

  1. He descubierto la obra de Ángeles Santos Torroella y me parece fascinante y misteriosa. Sus pinturas tienen multitud de detalles que nos hacen reflexionar sobre nuestra esencia y sobre lo que no vemos pero imaginamos, Invito a todo el mundo a conocerla. Gracias por la oportunidad de poder hacer este comentario.

Deja un comentario