Acciones individuales contra el cambio climático

0
270
La Tierra desintegrándose | Fuente: Pete Linforth (Pixabay)

Si los gobiernos no actúan, ¿por qué debería hacerlo yo?

Si bien es cierto que la sociedad cada vez está más concienciada con la lucha contra el cambio climático, me sorprende la actitud de algunas personas ante esta amenaza existencial que afecta a todo el mundo. Recientemente mantuve una conversación con dos conocidos y surgió el tema del cambio climático. Ambos defienden que, puesto que estamos abocados a una catástrofe climática, no hay nada que hacer y debemos reasignarnos.

Julio de 2021 fue el mes más caluroso registrado en el planeta y los efectos del cambio climático llevan notándose desde hace tiempo: meteorología extrema como la borrasca Filomena, olas de calor mortales, incendios forestales de inmensas proporciones, lluvias torrenciales e inundaciones, huracanes cada vez más intensos…

Publicidad

El viernes pasado concluyó la vigesimosexta Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, también conocida como la Conferencia de las Partes (COP26), en la que se ha llegado a acuerdos como la reducción del uso de carbón y el fin de la financiación de los combustibles fósiles. Sin embargo, muchas personas consideran que estas propuestas llegan tarde y son insuficientes. Tras el parón de la pandemia, las emisiones mundiales de carbono están casi al nivel de 2019.

Al mundo solo le quedan ocho años para tener el 50% de probabilidades de limitar el aumento de temperatura a 1,5º C, pero las contribuciones nacionales determinadas, es decir, compromisos adoptados voluntariamente tras la firma del Acuerdo de París, solo van a suponer una reducción del 9% de la emisión de gases de efecto invernadero para 2030. Es necesario que las emisiones desciendan un 45% para cumplir con el objetivo de no superar el umbral de 1,5º C.

Además, los fondos que los países más ricos proporcionan a aquellos que están en vías de desarrollo se destinan mayoritariamente a acciones de mitigación que reducen las emisiones en vez de dedicarse a proyectos de adaptación como la transición hacia energías limpias.

Dado que los líderes políticos no están adoptando todas las medidas que deberían porque anteponen la economía al planeta y a nuestra supervivencia como especie, está en nuestra mano cambiar nuestros hábitos para reducir nuestra huella de carbono individual. Esto no significa que debamos dejar de presionar a nuestros representantes políticos para que actúen, pero no podemos dejar que nuestro futuro dependa solamente de ellos.

Acciones tan simples como llevar bolsas de tela a la compra, rechazar envases de un solo uso, reducir nuestro consumo de carne y pescado, comprar solo lo necesario, separar la basura y utilizar más el transporte público pueden suponer una gran diferencia si muchas personas las llevan a cabo. Obviamente cada individuo actúa dentro del límite de sus posibilidades y no se trata de criticar a una persona que, por ejemplo, tiene un coche de combustión, pero viaja en transporte público siempre que puede.

Una de las personas con las que hablé de este tema me contó que no separa la basura porque las empresas que se ocupan de la gestión de los residuos realmente no reciclan. Más allá de si está en lo cierto o no, ¿es tan complicado separar los desechos orgánicos, los envases, el cartón y papel y el vidrio? Aunque fuese verdad que no todos los desechos se gestionan adecuadamente, si los separamos, algunos podrán ser reciclados, mientras que, si no lo hacemos, ninguno podrá tener una segunda vida.

Cubos de basura | Fuente: Ayuntamiento de Las Rozas

Esta actitud pasiva ante el reto al que nos enfrentamos no solo es egoísta, sino que perjudica a todos los seres que habitamos este planeta. Y si no te importa la emergencia climática porque crees que sus consecuencias no te van a perjudicar personalmente, piensa que el cambio climático afecta a tu bolsillo. Claro que las acciones individuales no van a resolver el problema, pero sin ellas no hay solución posible.

Si te interesa poner tu granito de arena para combatir la crisis climática, te recomiendo seguir la cuenta @yaeshaceralgo en Instagram, que propone «algos» al alcance de todo el mundo.

Publicidad | Advertisement

Deja un comentario